Bonezzi, el creador de «Groenlandia», vuelve a los escenarios 30 años después

Bonezzi, el creador de "Groenlandia", vuelve a los escenarios 30 años después
. EFE/Archivo

El «Mozart de la Movida», Bernardo Bonezzi, se ha mantenido lejos de los escenarios durante 30 años, casi los mismos transcurridos desde el final de su banda, Zombies, y de su mítica canción «Groenlandia», pero el artista vuelve ahora dispuesto a cerrar esa ausencia presentando en vivo un nuevo disco.

«La esencia de la ciencia» es el título de este nuevo álbum, el quinto en solitario (sin contar el maxi-single «Las diez mujeres más elegantes», 1983), en el que aborda, desde una mirada irónica y reflexiva, el final de toda certidumbre.

«Vivimos en un tiempo en el que todos los valores se caen. Si te agarras a algo, en el caso de un agnóstico como yo, es a la ciencia, y ahora hasta eso es terreno resbaladizo», ha señalado Bonezzi (Madrid, 1964) hoy en una entrevista con Efe.

«La esencia de la ciencia», explica, «es observar el mundo y tratar de explicarlo», algo que en su opinión también persigue el arte y, por ende, sus canciones, que huyen de esquemas amorosos simplistas y manidos.

«Lo que me divierte de este disco es que la música es muy divertida, aunque de repente haya alguna letra dura, pero siempre desde un punto de vista optimista», cuenta Bonezzi, que en el tema «Como un espejo» deja sentir la pérdida de su amigo Sigfrido Martín Begué, artista de la Movida madrileña.

De esa etapa, que vivió junto a Zombies en los primeros años 80, destaca precisamente «el esplendor que se dio prácticamente en todas las disciplinas artísticas», pero opina que es una fase «sobrevalorada y que sólo se habla de lo bueno».

«Para mí todo ha sido siempre muy difícil. Aunque ‘Groenlandia’ haya quedado como un clásico del pop, fue complicado hacérsela llegar a la gente en un tiempo en el que triunfaban Los Pecos», dice Bonezzi.

«No tengo nostalgia en el caso de la música. Me siento mucho mejor ahora que con Zombies. Creo que he aprendido mucho, que sé expresar lo que quiero y que, tanto en el disco anterior como en éste, he conseguido un sonido personal», añade.

En 1982, de la mano de Pedro Almodóvar y «Laberinto de pasiones», Bonezzi se embarcó en la creación musical para cine. Más de 30 películas componen su filmografía, que cuenta con un Goya por la banda sonora de «Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto» y cuatro colaboraciones más con el director manchego, que culminaron con «Mujeres al borde de un ataque de nervios» (1988).

«Hemos tomado rutas diferentes en la vida», explica Bonezzi. «Pedro no acababa de comprender la música como la entendía yo, como una partitura de principio a fin. En ‘Mujeres…’, él se encontraba en una situación personal muy mala y ahí fue imposible para mí seguir trabajando con él», añade el compositor, que no desdeña del todo un futuro reencuentro profesional.

«Él hace unas películas que reflejan su mundo y a mí su mundo de ahora mismo no me interesa particularmente, pero yo soy un profesional», señala.

Sí se reencontrará de forma inminente con los escenarios, después de 30 años. Su vuelta, dice, obedece a su confianza en un «disco interesante» para el público, lo que no quita -añade- que también repase su historia con Zombies.

La presentación en directo en Madrid no será en la mítica sala El Sol, que él estrenó con una actuación en vivo en 1980, sino en la sala Caracol el 13 de abril.

Javier Herrero

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído