‘La traviata’ en La Granja

La gran ópera de Verdi estuvo en el Festival Internacional Noches Mágicas

'La traviata' en La Granja
La traviata, de Verdi - Noches Mágicas de La Granja

No es lo mismo una Traviata en el Teatro Real con los mejores nombres internacionales que al aire libre una noche de agosto en el VIII Festival Internacional Noches Mágicas de La Granja, en una producción de la Compañía Estudio Lírico de Madrid con la Orquesta Filarmónica Mediterránea. Pero salvando las distancias, la velada se mantuvo en un aceptable tono musical, aunque la producción fuera demasiado endeble en el aspecto artístico y la organización del evento se mostrara manifiestamente mejorable.

Por visitar La Granja de San Ildefonso, sin duda uno de los lugares más bellos de España, ya merecería la pena una escapada a este festival veraniego que entre el 4 de Julio y el 22 de Agosto presenta un buen surtido de espectáculos variados en el que ha figurado una representación única de La Traviata, la célebre creación de Giuseppe Verdi que es sin duda la ópera más famosa de todo el repertorio. Se representa continuamente por todo el mundo y sin ir más lejos este abril el Teatro Real ofreció un montaje notable (ver nuestra reseña de entonces).

‘Traviata’ significa en italiano extraviada, y hasta allá fuimos a buscarla, encantados por esas espectaculares subidas y bajadas del Puerto de Navacerrada, el trayecto quizás más difícil y más hermoso de la Sierra del Guadarrama. En San Ildefonso, tras el Palacio Real y sus fabulosos jardines donde los Borbones y sus cortesanos han veraneado desde Carlos II a Alfonso XIII, es la Real Fábrica de Cristales, construida en 1727, su principal monumento: y la sede de este festival. En su patio central se ha montado una gigantesca estructura con más de un millar de localidades que en la noche del sábado estaba completamente llena salvo los laterales de las localidades más altas.

Aún practicando la indulgencia debida al relax reinante en los festivales veraniegos, hay que señalar que las 22’00 horas es un inicio demasiado tardío para un espectáculo de tres horas de duración, el cual además comenzó con casi veinte minutos de retraso. Que no hubiera ni una simple hojita como programa de mano tampoco es aceptable, por no extendernos en otros aspectos deficientes de la infraestructura. La promotora Summum Music, a cargo de las dos últimas ediciones del festival, deberá cuidar mejor los detalles en próximas ediciones.

La Compañía Estudio Lírico funciona desde 2003 en la producción de óperas y zarzuelas de nivel digamos medio en una iniciativa loable para llevar el teatro musical clásico a una segunda división por debajo de la media docena de grandes cosos operísticos nacionales. Han estado por ejemplo en Teatro Jofre de Ferrol, Auditorio de Ourense, Teatro Principal de Lleida, Auditorio de Cáceres, Palacio de Congresos de Mérida, Palacio de Congresos de Badajoz, Teatro Concha Segura de Yecla, Auditorio de Coimbra, Teatro Olga Cadaval de Sintra, Auditorio Municipal de Portimao… Y también en Madrid donde han presentado esta ópera en las temporadas de 2012 y 2013 y en abril pasado en el Teatro Compac Gran Vía.

La dirección musical estuvo a cargo del joven director argentino Alejandro Jassan, al frente de la Orquesta Filarmónica Mediterránea, formada por 35 profesores de escuelas de música y conservatorios de la Comunidad de Madrid, una orquesta pequeña y conjuntada que sonó siempre correctamente a lo largo de la velada, y que tiene entre sus miembros algunos integrantes de orquestas del este europeo, la Sinfónica de Rumanía y la Filarmónica de Ucrania. Jassan supo sacar todo el partido posible a los mimbres de que disponía, con una línea melódica pausada y austera que resultó de eficacia notable para que todo sucediera en su momento preciso sin solapamientos, adelantamientos y retrasos tan difíciles de evitar entre voces e instrumentos en los proyectos medianos.

La soprano madrileña de ascendencia cubana Idoris Duarte estuvo a la altura exigida para el personaje de Violeta, exigente como el que más, diverso en cada uno de los tres actos, un papel que pocas sopranos pueden terminar invictas. A su lado, el tenor venezolano Carlos Silva como su enamorado Alfredo, mantuvo el tipo. El resto del elenco y el coro cumplieron. A todos les ayudó sin duda el uso de micros inalámbricos, herejía grave en auditorio cerrado, pero inevitable en espacios al aire libre tan amplios como el de anoche. Naturalmente, las voces sonaban artificiales, pero además el sonido era demasiado alto, casi abrumador, y todo ello hacía perder intimidad a una ópera que se desarrolla en interiores reducidos, especialmente en los dos últimos actos.

En cuanto al entramado artístico que rodea a la música, ya hemos mostrado nuestra reticencia. Escenografía, iluminación y vestuario -por no hablar de un descuido total en la interpretación actoral y el movimiento en escena- conforman una estética muy caduca. El vestuario es de baile de disfraces; la iluminación, de salón de actos; y la escenografía, de teatro de entreguerras (la foto que acompaña a este texto es promocional y no real de la representación). No es sólo la cicatería de presupuesto; es sobre todo la falta de empeño. Quizás esta pobreza estética sea premeditada pensando en públicos atrasados y provincianos, pero es una equivocación no intentar aportar al montaje de un clásico detalles propios que demuestren imaginación y buen gusto. Es el punto que le falta a esta producción para pasar del aprobado al notable.

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 8
Dirección musical: 7
Dirección artística: 5
Voces: 7
Orquesta: 7
Coro: 7
Interpretación actoral: 5
Escenografía: 5
Coreografía: 5
Producción: 6
Programa de mano: n/h
Documentación a los medios: 6

VIII Festival Internacional Noches Mágicas de La Granja
Real Fábrica de Cristales, San Ildefonso, Segovia
«La traviata», de Giuseppe Verdi  (1813-1901)
Ópera en tres actos
Libreto de Francesco Maria Piave, basado en la novela y la obra de teatro La Dame aux camélias (1848 y 1852) de Alejandro Dumas hijo
8 de agosto de 2015
Una producción de Compañía Estudio Lírico e Hispalírica Producciones S.L.

Director Musical: Alejandro Jassan
Director de Escena: Jesús Cordón
Traducción: David Luque

Elenco:
Violeta: Idoris Duarte                         
Alfredo Germont:  Carlos Silva          
Giogio Germont.    Carlos Andrade  
Flora Bervoix:    Ana María Ramos
Annina:    Carmela Cuevas.
Gastone: Angel Walter
Barón Duphol:    Eric Torres.
Marqués Obigny:    Alex Guillen
Doctor Grenville: Juanma Murúaga
Giussepe/Sirviente: Javier Diez Herranz
Commisionario: José Manuel Velasco.

Orquesta: Filarmónica del Mediterráneo.
Coro: Titular de la Compañía.
Ballet y Coreografía: Víctor R. Donoso

Ficha Técnica:
Dirección artística y Regiduría: Belkys Domínguez.
Dirección General: Jesús Cordón
Montaje y Escenografía: Carlos Carvalho.
Ayudantes de Montaje: David Rodriguez/Yasmany Izaguirre
Luces y sonido: Alaín Tomás
Sastrería y peluquería: Esther Escobar
Atrezzo: Mateos
Vestuario: París.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído