Los cobardones organizadores del Rototom vuelven a invitar a Matisyahu y pide perdón por excluirle

El festival Rototom, que vetó al cantante Matisyahu, permite actuar a un violador y a homófobos

La Embajada de EE UU considera preocupante el veto a Matisyahu

El festival Rototom, que vetó al cantante Matisyahu, permite actuar a un violador y a homófobos
Festival Rototom de Benicàssim. BC

El Gobierno Rajoy considera que pedir al artista una declaración política "violenta la conciencia" y rechaza "toda manifestación" antisemita

La cancelación de la actuación del cantante estadounidense Matisyahu en el festival de música reggae Rototom de Benicàssim, apoyada oficialmente por Podemos, parcialmente por Compromis y apludida por Izquierda Unida, es una de las tropelías más lamentables que han sacudido en el escenario cultural español este verano y proyecta a el mundo, como prueban los artículos en The New York Times y The Washington Post, la idea de que España en un país antisemita.

La nota emitida por la embajada de EEUU en España es harto elocuente. Subraya el embajador norteamericano que la libertad de expresión está consagrada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas y que la política del Gobierno de Estados Unidos es «promover y defender la protección de estas libertades fundamentales».

Así, considera que la cancelación del concierto del músico Matthew Miller (Matisyahu) en el Festival Rototom de Benicàssim es «por lo tanto preocupante».

La organización del festival -a instancia de varias ONG y movimientos que exigen el boicoteo a Israel por la ocupación militar de Cisjordania y el bloqueo a Gaza- exigió a Matthew Paul Miller, Matisyahu, nacido en EEUU y judío de religión, una declaración previa a favor de un Estado palestino (Compromís se suma a la cacería xenófoba y antisemita contra el cantante judío Matisyahu ).

Miller, una reconocida figura mundial en el estilo musical conocido como rapreggae, es judío practicante, pero poco más.

Se trata del único cantante a quien el Rototom -festival que recibe dinero público- exigió una declaración política previa, con el agravante de que se le exigió simplemente por ser judío, puesto que no es israelí.

Ante la falta de respuesta, la organización decidió cancelar la actuación del cantante, en un festival donde intervienen -entre otras prendas y mucho humo de marihuana-  un violador y varios ‘artistas’ homófobos.

Lo detalla, con crudeza, M.A. en ‘La Razón’ este 20 de agosto de 2015, unas horas después de que los cobardones organizadores del festival, asustados por la que se está montando y cinco días después de haberse plegado a la voluntad de los censores, levantarán el veto a Matisyahi (Tras su desbarre antisemita, el Rototom pide perdón e invita de nuevo a Matisyahu al festival).

La exigencia moral que el festival había aplicado al cantante estadounidense Matisyahu al conminarle a realizar declaraciones contra Israel y definirse en torno a la cuestión del Estado palestino, y que ha llevado a la organización a cancelar su concierto, si bien después se ha retractado, no parece regir para otros invitados a su programación.

Algunas voces se preguntaban ayer en Twitter si se pediría a los numerosos artistas jamaicanos invitados -al ser un festival de reggae, los músicos de esta nacionalidad son mayoría- definir con claridad su postura frente a la homosexualidad, un tabú aún en la isla caribeña.

Entre ellos, el cantautor uruguayo Jorge Drexler, quien tuiteaba:

«Al parecer Rototom @sunsplash_es no quiere contratar judíos como @matisyahu pero sí homófobos como @capletonmusic .Q alguien me lo explique».

El citado cantante tiene temas controvertidos como «More Prophet» en el que literalmente amenaza con prender fuego a gays y lesbianas. Tampoco parece haberse mirado con lupa la historia personal de artistas como Jah Cure, quien actuó el domingo en el certamen.

El jamaicano fue detenido en Montego Bay en 1998 y acusado de varios delitos, entre ellos tenencia de armas y violación. Una mujer lo acusó de haberla forzado y, aunque la estrella del reggae siempre ha mantenido su inocencia, fue condenado a diez años de prisión, condena que cumplió hasta 2007.

El caso es complejo, pues la víctima reconoció a su agresor por la voz, pero no llegó a verle, pese a lo cual a día de hoy sigue defendiendo con claridad que el músico fue el atacante y le pide que lo admita.

Por diferente motivo, no deja de ser controvertida la presencia en uno de los foros del festival, para impartir una charla, de Josep Pàmies, uno de los máximos defensores y divulgadores del MMS, una sustancia química controvertida que se vende como desinfectante y cuyo uso como medicina en España es ilegal.

Pàmies fue uno de los protagonistas de un interesante reportaje reciente de «Equipo de investigación» en La Sexta en el que se cuestionaban los intereses comerciales y los riesgos para la salud de esta pseudomedicina inventada por Jim Humble, un buscador de oro, y de la que Pàmies, un agricultor catalán, es el máximo defensor en España.

Mientras que la comunidad científica advierte sobre los peligros potenciales de este blanqueador de papel, cuya venta en España sólo está admitida para este uso o como desinfectante para el agua -en dosis mínimas-, sus defensores aseguran que puede curar el sida, la malaria, el ébola y el cáncer, entre otros males.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído