La verdad detrás la ruptura de la 'pareja ideal'

Chenoa desvela que David Bisbal le engañó con otra y cambió su número de móvil

Chenoa desvela que David Bisbal le engañó con otra y cambió su número de móvil
Chenoa con David Bisbal. CT

Aquí el que no corre vuela… a vender exclusivas. Unos, como Chabelita con palabras gruesas y por apenas 20.000 euros a ‘Lecturas’.

Otros y otras, por más pasta y en forma de libro.

Más de diez años después de la ruptura que conmocionó a España, la cantante ha sacado un libro a la venta en el que desvela cómo fue su dramático final con el artista almeriense.

Las palabras de Chenoa no dejan en un buen lugar a David Bisbal, al que acusa de haberle sido infiel, entre otras muchas cosas.

El principio de su final comienza una semana antes de que David regrese de un viaje. En aquel momento, «empezaron a aparecer los primeros rumores de infidelidad, que él siempre negó», relata la ex triunfita en su libro.

Sea como fuere, ella hacía caso omiso a las habladurías, más aún cuando el cantante le mandó «un ramo precioso con una nota que decía algo así como ‘ya llego'».

Sin embargo, a su regreso, todo cambió:

«Cuando regresó, yo estaba trabajando y, al volver a casa, me lo encontré con la maleta hecha. ‘Tengo que pensar, necesito tiempo, mejor lo dejamos’. Ya había pasado otra vez y él había vuelto al poco tiempo, arrepentido y con las cosas claras: él me quería. Y punto. ‘Tómate tu tiempo. No hay problema. Veremos qué pasa’. Cuando le llamé al día siguiente, no noté nada raro. Estaba viendo la tele con sus padres. No pensé que la cosa fuera definitiva, pero lo era, al parecer».

Por si fuera poco, en esos días, la artista recibió una llamada: «Alguien me llamó por teléfono (…) ‘Pon la tele’. Allí estaba David, en una rueda de prensa en Caracas, encantado de la vida, diciendo que no estaba con nadie».

Ella, en shock, sintió uno de los dolores más fuertes que jamás había sentido:

«Era el peor día de mi vida. Le llamé y una voz contestó que aquel número no correspondía a ningún usuario. (…) Llamé a su hermana. Vaya papelón, la pobre. Me dijo que lo entendiera, que no me podía dar el número nuevo. Había cambiado de teléfono».

Fue entonces cuando Chenoa decidió atender a la prensa en la misma puerta de su casa, en chándal, dejando un momento que es historia de la televisión:

«Con el paso del tiempo, he conseguido identificar exactamente lo que sentí: alguien me había llevado al lugar más alto en el que había estado jamás, un limbo mucho mejor que el cielo, dónde va a parar. Y desde allí me había empujado al abismo. En ese infierno andaba, cuando vi que mi portal estaba lleno de cámaras y, que nadie me pregunte por qué, se me ocurrió bajar de aquella guisa. Nadie en mi situación sabría contestar».

Tras esta humillación pública, la hermana de Bisbal le llamó, pidiéndola que guardara las cosas de su hermano en cajas para que una empresa pasara a recogerlos.

También le dijo que tuviera cuidado «con los premios».

«¡Sus putos premios!», explota Chenoa en este fragmento del libro.

Al cabo de dos meses, salió a la luz la nueva relación de Bisbal con Elena Tablada:

«No tenía fuerzas para enfadarme. Solo me flagelaba. El abandono, el rechazo, la tristeza inmensa, todo era culpa mía. O, al menos, eso creía yo. Yo no podía evitar preguntarme por qué me había pasado eso a mí. Algo tenía que haber hecho mal».

Pero esto no fue lo peor. Dos años después de la ruptura, la artista se encontró con una colaboradora de David:

«Se me sentó al lado en un avión para contarme los detalles pormenorizados de su historia con mi ex».

Eso cuenta Chenoa, en referencia a una supuesta infidelidad de Bisbal.

La cantante, en aquel momento no quería saber nada más:

«Yo ya no lloraba las penas y no veía la necesidad de semejante confesión».

El definitivo análisis que demuestra si hubo o no cobra de Bisbal

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído