HAY GENTE PARA TODO

Dj Neil: «Ganó más ahora que en la época dorada de ‘Música Sí'»

Dj Neil: "Ganó más ahora que en la época dorada de 'Música Sí'"
Dj Neil. EP

Aunque muchos esta noche bailen a su ritmo, lo que seguramente no sepan es que hoy se celebra el Día Internacional del Dj, reconociendo así la labor de que la música llegue al consumidor y sus impresionantes shows.

El caso de Avicii nos sirvió en parte para descubrir como es un mundo que cada vez cuenta con más adeptos, por eso mismo hemos hablado con el Dj español Neil Solé Higueras, analizando no solo la industria, sino el importante relevo generacional.

Neil Solé Higueras, director musical de Loca FM, respeta cualquier estilo y aboga por el hecho generacional, es decir que a los jóvenes de antes no les gusta de los ahora y a los de ahora no les gustará lo que escuchen sus hijos, seguramente. También nos habla de Ibiza, de la época dorada del techno y de las rivalidades entre compañeros.

P: Siempre se ha dicho que la música electrónica tiene mucho de la clásica.

NS: Hay mucha música clásica en la electrónica. Los grandes productores crean armonías y todo va con un ritmo…

P: ¿Podrías decir cuál es la meca las discotecas?

NS: Yo no. Cada uno tiene sus mecas ¿Por qué Usuhaia y no Pachá, Amnesia, Privilege, o el Hi?

P: ¿Quiénes hacen las mecas los clientes o los propios DJ?

NS: Como DJ, te diría que tenemos los DJ mucha culpa pero yo no estoy metido en esos circuitos, yo solo pincho música remember, pero sí que es cierto que detrás de un Marco Carola, un Guetta, un Cox hay un gran equipo detrás como en Usuhaia de visuales, luminotecnia…

P: Entonces, los DJ no llenan salas…

NS: Yo creo que a día de hoy hay tres o cuatro DJ que puedan llenar una sala. El resto necesita un trabajo detrás, una promo, redes sociales…

P: ¿Qué era mejor la época de antes o de ahora?

NS: En aquella época todo era distinto. Los pro de aquella época éramos amateurs. Hace poco un DJ rechazó 300.000 euros.

Yo gano más ahora que en la época dorada de Música Sí.

P: ¿Qué te parece que Ibiza se haya convertido en la cuna del mundo de la música siendo tan pequeña?

NS: Me parece que debía de ser un orgullo aunque hay detractores y seguidores. La única pena de Ibiza es que la mayoría de los promotores son extranjeros, los DJ son extranjeros y el público es extranjero. Yo creo que se le podría sacar más rendimiento más a la isla en ese sentido con DJ locales.

Cesar, Pippi, Oliver, Felix Da Funk, Loca Fm Ibiza, toda esa gente que está allí… trabajan mucho y cuentan con el respeto de mucha gente pero no se le da la repercusión y el recorrido que debía de tener.

Amnesia está regentada por Martí y compañía y son muy españoles. Pero poca gente sabe lo que pinchan. La gente solo sabe que Ricardo Villalobos se pilla una borrachera o que Richie Hawtin rompe cds, tiene mucha más importancia eso que la música en sí. Yo creo que fue algo muy bonito durante muchos años y con unos años excelsos musicalmente hablando. Ahora se ha convertido en el postureo, en el me hago una foto en el aeropuerto de Ibiza, pago por un reservado 5.000 euros… Yo creo que con la muerte de Space hubo un antes y un después. Ahora dice Carl Cox que quiere abrir una especie de Space.

Para mí era eso Ibiza, Space, Carl Cox, David Guetta en el 2006 poniendo un músicòn en la terraza increíble… Pero creo que hay algo muy importante y es que quizá sea generacional. Para el chaval joven de ahora tiene que ser lo mejor y para nosotros lo era antes.

P: ¿Cuál es la clave del pinchar?

NS: Emocionar y hacer sentir emociones. Tenemos en España una serie de disc jockeys que están produciendo de una forma y que pinchan de una forma para que se te caiga la baba como Garabato, José de Mara o Crusy.

Danny Avila que es espectacular, es el 36 en la lista del mundo y se lo disputan en el resto del mundo y en cambio aquí en España se le trata con desprecio diciendo que es un niño de papá.

P: ¿Y ese desprecio?

NS: Pues yo digo ¿cómo que niño de papá? Si se está recorriendo el mundo trabajando China, Japón, Corea, Estados Unidos, Africa, toda Europa, Sudáfrica, Checoslovaquia. Y aquí en España no hay nadie que le diga: «Danny gracias por pasear el nombre de España por todo el mundo. Eres el mejor DJ de España según nuestra clasificación y ¡olé, tú!» P: Pero, ¿quién se lo tendría que decir porque a lo mejor no se han enterado? NS: Todo el mundo. Vosotros los medios… A veces en España la envidia es el deporte por excelencia. Sus amigos que pinchan sí que le apoyan pero otros DJ dicen «bueno» y tú ves su Instagram y a gente en otros países y alucinas…

P: ¿Hablas de los de ahora, en qué se diferencian de vosotros?

NS: Yo no soy productor, yo soy un DJ de la vieja escuela que pincha música remember ahora. Ellos producen y están sacando temas con los mejores sellos firmando con Spinnin’ Records de nuevo con Kryder que es un gurú y una referencia. Garabato ha hecho una gira el año pasado por USA con Panda Funk.

Y en la electrónica más profunda que no conozco tanto igual, no tan jóvenes. Tenemos músicos que alucinas pero nos falta ponerlos en alza y decir estos son nuestros valores. Preferimos a Aoki tirando tartas y Garabato les hace sombra a todos. Yo prefiero ponerle a las cuatro de la mañana porque es un festival, es un espectáculo y es increíble. Y tenemos en España para hacer un gran festival, estoy convencido.

P: ¿Y qué les dirías a esos jóvenes?

NS: Poco puedo decirles porque salen con sus cursos de producción, conocen todo el sistema de producción, el vídeo, los aparatos, las ultimas actualizaciones. Son auténticos robots. La gente que viene, en lugar de tanto postureo, estudien y se preparen como ellos cómo Garabato, Crusy o José de Mara. Gente muy preparada, máquinas.

P: ¿Y qué pasa con la música actual fuera de la electrónica? NS: Yo he aprendido a respetar el momento generacional. Si los chavales bailan ahora «1, 2, 3 Calypso» pues muy bien, que lo bailen. Creo que hay que respetar y eso no lo respeta todo el mundo y es lo que no me gusta de mi sociedad y de mi industria. Que no te gusta el underground, no lo escuches, no te gusta el reggaeton, no lo bailes, pero yo te doy una aplicación en Loca con todos los estilos diferentes de música electrónica. No hay nada bueno y no hay nada malo. Todo es bueno y todo el mundo tiene derecho a elegir.

NS: Hay gente que sabe mucho de música. Lo que hay que tener claro es que no todo el mundo tiene qué saber de música. La música es un elemento, un instrumento para evadirnos. Cuando a ti te deja una pareja todas las canciones hablan de ti y si estás feliz, igual.

P: O sea que para ti, todas las canciones hablan del estado anímico en el que te encuentras.

NS: Sí, por supuesto. Siempre.

P: O sea que es lo mejor del mundo porque es ad hoc.

NS: Tú te pones una canción de Pablo Alborán tipo tu te fuiste, me abandonaste y dices: «Es verdad. ¡Qué cabrón! A mí me pasó». Y la gente no tiene que saber de música. La gente se lo tiene que pasar bien, al igual que tú no sabes fresar… no hay que ser un erudito. Es como el que se mete ahora con el reggaeton y sus formas y dices : «¡Qué ridículo!». Bueno y nosotros salíamos con gorras, gafas de sol y una botellita de agua en una botellita. ¿Qué era más ridículo? Yo creo que es una cosa generacional y los mayores no aceptamos lo de los jóvenes y estos dentro de unos dos les pasará lo mismo.

P: ¿Hay rivalidad entre vosotros?

NS: Yo creo que como en todas las profesiones. No creo que sea algo exclusivo de una profesión. Hay mucha gente que por estar insegura de sí misma y necesita apartar a los demás. A mi una vez me acusó una persona de haber hundido la carrera de cientos de DJ, y yo no sabía que tenía que tenía tanto poder.

Yo he sido muy egoísta en mi trabajo y aprendí que cuando pasé de moda aquí encumbramos mucho y luego destronamos. Te endiosas. Yo era un chulo por todo lo que conseguí siendo un chaval y aprendí a agachar la cabeza aunque ayudé mucho.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído