"Deben aumentarse los fondos, no desviarse"

El cambio climático amenaza la vida de cuatro millones de niños

Oxfam pide a los países ricos que no financien su deuda climática a costa de los más pobres

Su efecto es una espiral en descenso hacia mayor pobreza y vulnerabilidad

(RD/Efe).-La vida de cuatro millones de niños en todo el mundo está amenazada. La organización Intermón Oxfam ha advertido de que podrían morir si los países ricos no destinan fondos adicionales para que los países pobres luchen contra el cambio climático y desvían a este fin las ayudas al desarrollo ya comprometidas.

Esta es una de las conclusiones del informe «Más allá de la ayuda«, que Oxfam Internacional ha hecho público hoy, días antes de la Cumbre sobre Cambio Climático, que se celebrará el 22 de septiembre en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, en la que se debatirá la financiación para hacer frente a este fenómeno global.

El cambio climático es una grave amenaza para los habitantes de los países pobres, que sin un apoyo adecuado para adaptarse a él, «su efecto es una espiral en descenso hacia mayor pobreza y vulnerabilidad«.

El informe alerta de que si los países ricos no comprometen nuevos fondos para la adaptación al cambio climático de los más pobres y reducen la ayuda al desarrollo para hacer frente a su responsabilidad ante el calentamiento global, lo pagarán la salud y la educación de los más pobres.

La cifra de niños que no podrán asistir a la escuela se incrementará en 75 millones y la de personas que no podrán acceder al tratamiento contra el SIDA, en 8.600.000, según Intermón.

«Deben aumentarse los fondos»

Si no se suman 50.000 millones de dólares más al año al 0,7% de la Ayuda al Desarrollo que los países ricos ya han prometido, el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio podría estancarse e incluso retroceder a pesar de los «grandes avances» logrados desde su establecimiento en el año 2000.

«Desviar dinero de la Ayuda al Desarrollo para la adaptación al cambio climático pondría presión sobre un sistema que ya ha sido demasiado forzado», advierte el informe.

«Deben aumentarse los fondos -no desviarse- para ayudar a los países pobres a adaptarse al cambio climático y esto los políticos no pueden verlo como un acuerdo de dos por uno. Los países ricos no deben robar dinero a los hospitales y las escuelas de los pobres para financiar su deuda climática con el mundo en desarrollo», según Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.

«Los líderes mundiales deben mostrar que no están satisfechos con mantenerse al margen y observar cómo se pierden los éxitos recientes en la lucha contra la pobreza, como por ejemplo el número de niños que asisten a la escuela, las madres que sobreviven al parto y los enfermos que reciben medicamentos que les salvan la vida», ha añadido.

Menos de la mitad del dinero entregado

Intermón pide que el fondo para la adaptación al cambio climático sea accesible de manera rápida, que esté gobernado de manera equitativa, gestionado según acuerdos simplificados y que sea transparente.

En la actualidad no hay una única ruta para destinar el dinero para la adaptación y hasta la fecha se ha entregado menos de la mitad del dinero que se ha prometido para este fin.

«Con veinte millones de personas bajo la amenaza de la subida del nivel del mar, 26 millones desplazadas como resultado directo del cambio climático y muchas que pueden pasar hambre o morir por culpa de las crisis climáticas, nunca ha sido más urgente el doble reto de combatir la pobreza y paliar el cambio climático», señala el informe.

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído