Retos de la Escuela Católica para el siglo XXI

Tradición y modernidad

La identidad no se preserva desde las catacumbas

Hay quien cree que la identidad sólo se preserva a través del hermetismo, de la actitud defensiva, de la vuelta a las catacumbas.

Emilio Díaz.- Tradición y modernidad; titularidad y misión compartida; apertura e identidad; retos a los que se enfrenta la escuela católica en este comienzo del siglo XXI.

Efectivamente. Nuestra escuela navega por el siglo XXI con rumbo firme, sabiendo de dónde viene y adónde va. Conociendo su historia profunda y rica; haciendo gala de su identidad, de su tradición… Pero teniendo claro que el destino sólo se alcanza con un futuro de modernidad, de misión compartida, de apertura, de expansión…

Hay quien cree que la identidad sólo se preserva a través del hermetismo, de la actitud defensiva, de la vuelta a las catacumbas... No es el caso de Escuelas Católicas que, desde la satisfacción y el firme propósito de mantener, incluso reforzar, la identidad con la que nacieron, afrontan el futuro con espíritu abierto, tolerante y emprendedor. Un espíritu que, combinando tradición y modernidad, les permita ser accesibles a todos y, de esta forma, actuar como verdaderas plataformas de evangelización.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído