Escuelas Católicas entrevista al responsable de Educación del Episcopado

Los centros de la Iglesia prestan un gran servicio a los educandos, a los padres, a la Iglesia y a la sociedad

Monseñor Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe-Castellón

Hay una preocupación lógica por la situación de la enseñanza, en general, y de la educación en la fe, en particular

Victoria Moya (Escuelas Católicas).- Monseñor Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe-Castellón, ocupa desde marzo de 2008 la presidencia de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española en sustitución del obispo de Málaga, monseñor Antonio Dorado. López Llorente ocupa este puesto en un momento de aguas educativas revueltas, pero nosotros queremos hablar con él de lo realmente importante, la educación de nuestros alumnos en nuestros centros católicos.

Pasado ya casi un año desde su elección como Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, qué destacaría de este periodo y cómo afronta el nuevo año.

Estos meses los he dedicado a un estudio más minucioso de las distintas cuestiones y al encuentro con personas de instituciones implicadas en el ámbito de la educación. Del trabajo de la Comisión destacaría el estudio del plan de acción para los próximos tres años; en concreto: la necesaria coordinación entre enseñanza, catequesis y familia en la educación en la fe, el apoyo de la Comisión a la escuela católica en su tarea educativa desde su identidad confesional, la formación básica y permanente de los profesores de religión y moral católica, así como el futuro de la enseñanza de la Teología y su pedagogía en los planes de estudio de las Facultades o Escuelas de Magisterio. Además están las cuestiones relativas a la clase y profesores de Religión y moral católica y los problemas planteados por la Educación para la Ciudadanía.

Un nuevo año es siempre para un creyente un tiempo de gracia, que Dios nos concede en nuestra vida, ministerio y tarea. Por ello, lo afronto con esperanza renovada, pues el Señor camina con nosotros; pero también lo afronto con la preocupación lógica por la delicada y preocupante situación de la enseñanza, en general, y de la educación en la fe, en particular.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído