Un proyecto solidario para el día de la Hispanidad

Puente de esperanza

Religiosas construyen un puente en República Dominicana

En estos días de la Hispanidad es un buen momento para ser solidarios con nuestros hermanos más pobres

Miguel Ángel Escribano Arráez, ofm.- En el día de la Hispanidad, día que se nos llena la boca al hablar de los pueblos hispanos, me van a permitir que les hable de sor Emilia González. Ella es hermana de la Congregación Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado. Lleva cinco años en República Dominicana, en un pequeño pueblo que se llama Padre las Casas, situado en la frontera con Haití, la zona más pobre de un país muy necesitado.

Su labor evangelizadora la realiza ella junto a otras dos hermanas anunciando a Cristo y tratando de promover el desarrollo de zonas ancladas en la pobreza. Y cuando hablamos de pobreza, estamos hablando de comer una vez al día un plato de arroz, de vivir en chamizos de paja y en las montañas, lomas llaman ellos, abandonados de toda ayuda estatal.

Allá solo llega la Iglesia, y como ella misma nos dice gracias a su obispo D. José Gullón de la diócesis de San Juan de la Maguana, que cuando ha de hacer la visita apostólica no duda en montarse en una mula o subir andando con ellas a visitar a las comunidades, a celebrarles la eucaristía y a interesarse por la necesidades humanas y tratar de ayudar en aquello donde llegan las posibilidades.

La hermana Emi, como se la conoce allí y aquí, vivió en el 2007 como las tormentas «Noel» y «Olga» arrasaban los caminos, desbordaban el rio, de tal manera que esas comunidades se quedaban sin atención ninguna. Comienza entonces la idea de llevar adelante la construcción de un puente de hierro y cemento que permita, ante las inclemencias del tiempo, el poder llegar con camiones de alimentos o de asistencia sanitaria a quienes se quedaban aislados a causa de las tormentas.

No cabe duda que encontró ayudas principalmente de instituciones solidarias como Caritas, Fundasep, etc. Pero fue junto con el obispo con quien la ilusión de empezar a construir el puente se está haciendo realidad. Las máquinas las ha puesto la diócesis y los trabajadores lo están haciendo en su mayoría a cambio de la comida diaria.

Pero hace falta dinero, y en estos días de la Hispanidad es un buen momento para ser solidarios con nuestros hermanos más pobres, por eso podemos ayudar a tantos religiosos que vuelcan su vida por hacer puentes de esperanza para que Cristo llegue a aquellas gentes, que viven su fe llena de esperanza en medio del abandono y la pobreza.

(ayudaalpuente@yahoo.es)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído