Cartas de Cáritas a Zapatero, Salgado y Espinosa

Sembremos Justicia Climática

Cáritas Española invita al Gobierno a liderar a la UE en la cumbre de Copenhague

Pide el compromiso firme de reducir antes de 2020 las emisiones de cada país miembro en un 40%

Cáritas Española ha sumado sus esfuerzo a los de Cáritas Internationalis y Cáritas Europa para urgir a los líderes europeos a que durante las sesiones del Consejo Europeo, que se celebran a partir de mañana en Bruselas, se adopten decisiones valientes de cara a la prevención de los efectos del cambio climático en los países más vulnerables. Esta reunión del Consejo es crucial para definir la política conjunta de la UE ante la Cumbre de Copenhague que tendrá lugar el próximo mes de diciembre.

Cartas a Rodríguez Zapatero, Salgado y Espinosa

Para ello, Cáritas Española ha remitido en los últimos días sendas cartas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y a la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa. En esas misivas, Cáritas recuerda que «ante la seria amenaza para el bien común que supone el cambio climático, una acción temprana y efectiva es el único modo capaz de evitar situaciones de desastre con inmensos costes humanos, medioambientales y económicos».

«La posición que adopte la Unión Europea -se añade– tendrá un impacto decisivo en el compromiso y las metas a alcanzar por los Gobiernos de todo el mundo en Copenhague. Si las propuestas de los países desarrollados no reflejan su responsabilidad histórica, ni son acordes a las medidas que es necesario adoptar, los países en vías de desarrollo simplemente NO podrán comprometerse en ninguna acción adicional de mitigación y adaptación que permita avanzar en los objetivos actuales de reducción de pobreza».

Estrategia común de Cáritas en toda Europa

Esta estrategia se realiza en coordinación con las restantes Cáritas europeas, que han secundado acciones similares ante sus respectivos Gobiernos, y con los Secretariados de Cáritas Internationalis y de Cáritas Europa, en el marco de la campaña conjunta que Cáritas y CIDSE vienen desarrollando desde 2008 bajo el lema «Sembremos Justicia Climática«.

En su acción de incidencia ante los Gobiernos de la UE, Cáritas está llamando la atención sobre cuestiones clave, como la de la «adicionalidad» en términos de la financiación que será preciso afrontar a fin de que los países más desfavorecidos puedan asumir los costes de la adaptación de sus tecnologías para paliar los efectos del cambio climático. Cáritas considera que el logro de un Acuerdo Global para el Cambio Climático en Copenhague requerirá un gran apoyo de los países desarrollados a aquellos en vías de desarrollo en términos de financiación pública. Conviene recordar, a este respecto, que la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático declara que esa financiación debe ser «nueva y adicional».

Cáritas recuerda a los líderes europeos la necesidad de que los países mas desarrollados, apliquen esa «adicionalidad» sobre la base existente del objetivo del 0,7% de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), ya que, de otro modo, se contabilizaría incluyendo esta financiación dentro del 0,7%. Esto significa que la financiación aportada por los países más desarrollados debe provenir de nuevos y futuros presupuestos, diferentes a los que se destinen a la reducción de la pobreza, como, por ejemplo, a la educación primaria o a la salud.

Como se afirma en la carta enviada a los Gobiernos europeos «cualquier promesa en ese sentido que provenga de los presupuestos de AOD de los próximos años, seria una promesa vacía de contenido, ya que se trataría únicamente de un cambio de prioridades en los objetivos de la AOD y, por tanto, recortaría la capacidad de los países en vías de desarrollo para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)».

Junto a las cuestiones de financiación, la red Cáritas insta a los líderes europeos a decidir sobre otros aspectos claves de cara a la cumbre de Copenhague, como son el compromiso firme de reducir antes de 2020 las emisiones de cada país miembro en un 40 por ciento sobre los niveles de 1990.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído