Alternativas

Por la pedagogía del esfuerzo

Ayudar a las perswonas que se acercan sobrecargadas y heridas

Ángel Moreno.- En tiempos pasados, la pedagogía del esfuerzo, las metas emblemáticas que se debían alcanzar, los modelos heroicos propuestos como ejemplo, la disciplina férrea y voluntarista forjaron el carácter de muchas personas, que gracias al empuje, al sacrificio y al trabajo han llegado a obtener cotas de éxito profesional. Otras, ante la experiencia de debilidad o de impotencia, se quedaron en los márgenes del camino, sufriendo a veces el juicio inmisericorde de los más aventajados. En ambos casos es posible que se llegue al agotamiento, tanto para los que exhiben su protagonismo vanidoso por haber alcanzado el éxito, como para los que muestran resentimiento al sentirse fracasados.

Ante los efectos del ascetismo por empeño, con frecuencia, en el presente, por el deseo de ayudar a las personas que se acercan sobrecargadas y heridas, se recurre a la liberación posible apelando a los atenuantes psicológicos. En este caso, se intenta la reconciliación de la persona consigo misma, desde la propia aceptación de su historia, de todos los componentes de su carácter, tendencias, sentimientos, elevando a categoría de normalidad cuanto a veces experimenta como doloroso y humillante, que en ocasiones puede producir reacciones obsesivas, tristeza, desesperanza, depresión…

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído