Jesús grita fuera de sí: un grito de queja y un grito de victoria

Viernes Santo: morir gritando

Ninguno de los cuatro evangelistas carga las tintas en el sufrimiento físico de Jesús

Viernes Santo: morir gritando
El grito de Cristo en la cruz

Muere gritando un grito de victoria, porque morir es salir fuera de sí para extenderse a todo, es salir de sí para entrar definitivamente en el misterio de la Vida.

(Juan Masiá).-Mirándote , Jesús, gritando muerte. En tí vemos a Abba vulnerado. Secreto del Amor crucificado. Expirando Espíritu más fuerte. Ninguno de los cuatro evangelistas carga las tintas en el sufrimiento físico de Jesús, al revés que la película de Mel Gibson. La narración evangélica no es una reconstrucción histórica de lo que ocurrió (que ciertamente conllevó esos aspectos torturadores), sino una interpretación de fe pascual.

Pletórica de significados, lo transmite la narración de Marcos, breve y concisa. Destacan los dos gritos de Jesús al agonizar y expirar. Grita como fuera de sí. Un grito de queja y un grito de victoria.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído