Penetrantemente emotiva y asombrosamente lúcida

Cartas al padre Jacob, en la estela de los grandes maestros

Encuentro salvador entre dos seres humanos más allá del fracaso

El padre Jacob es un pastor protestante, anciano y ciego, que vive para contestar las cartas de sus feligreses que acuden a él pidiéndole consejo y oración.

(Peio Sánchez).- Nuevamente viene del frío, Finlandia en este caso, una obra sugerente del cine espiritual en la estela de Dreyer, Bergman o Tarkovski. Una película esencial e íntima que trata del encuentro salvador entre dos seres humanos más allá del fracaso y dónde la gracia trabaja sutilmente tornando la aparente la desgracia en oportunidad.

Realizada como un film de cámara, con apenas tres actores, prácticamente en dos ambientes, una casa y una iglesia destartaladas, con una mínima acción exterior y un penetrante itinerario interior. Los protagonistas Leila (perfectamente dramática Kaarina Hazard) y el padre Jacob (austeramente tierno Heikki Nousiainen) con el contrapunto de un cartero que es testigo prácticamente mudo de este encuentro entre dos almas.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído