"Ser mujer, hoy, todavía es muy difícil. También en nuestra Iglesia"

La mujer en la Iglesia

El tema es volver a Jesucristo. Que siendo hombre nació, murió y resucitó por todos. También por las mujeres

La mujer en la Iglesia
La mujer en la Iglesia

El papel de la mujer en la Iglesia es, aún hoy, absolutamente denigrante. Están reducidas a poco menos que la limpieza y la recogida de limosna. Y, claro, la oración silente

(Jesús Bastante).- Se celebra el Día de la Mujer Trabajadora. Un día de esos que ojalá llegue la hora en que no tenga que recordarse, porque hayamos avanzado en igualdad hasta convertirla en realidad. En nuestra sociedad, y en otras sociedades más alejadas (y demasiado cercanas a la vez) donde la mujer es reducida a la categoría de objeto, mula de carga, sirvienta, esclava o juguete sexual. La pobreza de nuestra sociedad globalizada no sólo se mide en la miseria económica, sino también en la moral, en la explotación de mujeres y niños, en tantas desigualdades que nos quiebran el corazón y nos hacen sentir tremendamente responsables del mundo que nos toca vivir y que dejaremos. Ser mujer, hoy, todavía es muy difícil. También en nuestra Iglesia.

Conozco miles de mujeres, de distintas edades, auténticas creyentes, más o menos devotas, más o menos comprometidas…. más o menos silenciadas. El papel de la mujer en la Iglesia es, aún hoy, absolutamente denigrante. Están reducidas a poco menos que la limpieza y la recogida de limosna. Y, claro, la oración silente. Hay pocas mujeres que se atrevan a romper el círculo, y clamen -junto a los hombres, que también pecamos de omisión- por una verdadera y plena igualdad entre los seguidores de Jesús.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído