"Un misionero de bandera"

Fallece el misionero comboniano Senén Gándara Mandianes

"El Señor me concede acompañarlo en el sendero del sufrimiento, del dolor, de la enfermedad"

Fallece el misionero comboniano Senén Gándara Mandianes
Senén Gándara

"Estoy en las manos del Señor y será Él quien haga la obra por mí en estos momentos"

(OMPRESS).- El misionero comboniano Senén Gándara Mandianes ha fallecido esta madrugada en Madrid tras una larga enfermedad. Senén, natural de Orense, llegó a Benín como misionero en 1973. En 1979 estaba en la República Democrática del Congo. Desde la Delegación de Misiones de Orense lo recuerdan como «un misionero de bandera, de los que dejan alegría por donde van y ganas de trabajar por los demás».

La enfermedad le hizo volver físicamente a España, pero no por eso alejarse de la misión. Así lo expresaba en una carta escrita durante su enfermedad:

«Os agradezco en el alma vuestro recuerdo continuo. Que el Señor os recompense a todos con la medida que sólo Él sabe y puede dar. Santa Teresa decía de buscar a Dios en los pucheros, a mí en estos momentos me toca encontrarlo en la enfermedad. Con la cruz da también la fuerza necesaria para llevarla. He comenzado a vivir otro momento singular de la misión y tal vez será el más importante de toda mi vida, pues el Señor me concede acompañarlo en el sendero del sufrimiento, del dolor, de la enfermedad y del silencio. Hoy más que nunca mi vocación misionera adquiere un sentido y me atrevería a decir, su plenitud, pues estoy en las manos del Señor y será Él quien haga la obra por mí en estos momentos. Todo lo estoy ofreciendo por la misión. Un saludo cordial y fraterno a todos vosotros. ¡Siempre unidos en el mismo ideal! Senén!».

Evangelizador y sacerdote devoto de la Virgen María, trabajó mucho y bien en el desarrollo humano y social en favor de las personas africanas con las que convivió y se hizo uno de los suyos: construyó Capillas, escuelas, centros de salud, casas de los misioneros, puentes y carreteras; saneó fuentes y pozos de agua; como mecánico y electricista sabia arreglar lo estropeado. Todo lo que tenía lo compartía con sus gentes pobres a los que ayudaba y se entregaba; por eso, todos lo querían. Alegre, jovial, optimista, buen misionero.

Pero un cáncer de páncreas detectado el verano pasado en su misión del Congo, le hizo venir a España, y a pesar de los tratamientos médicos, la enfermedad ha podido. Ahora descansará en la paz del paraíso prometido por Jesucristo a todos los que por Él lo dejaron todo.

Quien quiera visitar por última vez al P. Senén, se encuentra en el tanatorio de la M-30, sala 9 (autobuses 53 y 122).

La misa del funeral será el sábado 26 de abril en la capilla del tanatorio a las 16 horas. A continuación será el traslado al Cementerio de Ntra. Sra. de la Almudena.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído