Canceladas las procesiones de Jesús de Medinaceli, Divino Cautivo, Los Siete Dolores y el Silencio en Madrid

Las procesiones de Jesús de Medinaceli y el Silencio, que tenían previsto desfilar por las calles del centro de Madrid a partir de las 19 horas, no han salido finalmente de la lluvia, mientras que la del Divino Cautivo y Los Siete Dolores, que debían arrancar a las 19.30, tampoco desfilarán, según ha informado a Europa Press el secretario del Consejo de Cofradías de Madrid, Enrique Guevara.

Así, la cofradía del Cristo de Medinaceli, el «alfa y omega» de la Semana Santa madrileña, con unos 800.000 devotos, han tomado la decisión teniendo en cuenta el valor histórico del paso, del siglo XVII.

Por otra parte, el paso del Divino Cautivo, una reconocida talla de Mariano Benlliure, que parte de la parroquia de Santa Cruz, tampoco ha podido abandonar el templo por las altas probabilidades de precipitaciones.

Es la única procesión madrileña que sale dos días, el Jueves y el Viernes Santo. De hecho, ayer consiguió salir durante unos metros, aunque recortó el recorrido ante la lluvia. Así, paró sólo en la parroquia del Pilar y volvió al templo, cuando en principio tenía previsto discurrir, como tradicionalmente, por cuatro parroquias.

Asimismo, la procesión de Nuestra Señora de los Dolores y el Cristo de la Fe, que sale de la iglesia del mismo nombre de la calle Atocha, también ha decidido no desfilar por el barrio de las Letras. La imagen de la Virgen es una talla realizada en 2005, y la del Santísimo Cristo de la Fe una talla de José Capuz.

Por su parte, aún no está decidido si podrá salir hoy en procesión de la iglesia de las Fuerzas Armadas el Santísimo Cristo de los Alabarderos, una talla de Felipe Torre Villarejo del año 2008, una marcha organizada por la Congregación del Santísimo Cristo de la Fe (Cristo de los Alabarderos) y María Santísima Inmaculada Reina de los Angeles.

La cuestión es que la imagen debe reposar en la iglesia catedral castrense, por lo que los cofrades alabarderos tenían la intención de hacer el recorrido, aunque de forma más corta y ligera. Tenían previsto salir en procesión a las 19 horas, pero media hora después la talla todavía se encontraba en el Palacio Real. Ha habido un conato de salida, frustado por la lluvia.

Por otra parte, la imagen de María Santísima de los Siete Dolores, de 1940, que tenía previsto salir a las 19.30 horas de la Parroquia de Santa Cruz, tampoco marchará por culpa de la lluvia, según han indicado las mismas fuentes. Los cofrades han sacado la imagen a la puerta para que la vieran los fieles y a continuación ha regresado al interior de la iglesia.

Por último, la procesión del Santo Entierro, con las imágenes del Cristo de la Vida Eterna y Nuestra Señora de la Paz, que ha de salir a las 20.30 horas, tiene planificado acortar el itinerario, siempre y cuando a esa hora no llueva.

SIN HORA DE CIERRE PARA VER A JESUS DE MEDINACELI

Después de que la Cofradía de Medinaceli haya confirmado que no saldría, los responsables de la basílica han decidido abrir las puertas del templo a todos los fieles que esperaban ver a la imagen procesionar, unas puertas que se cerrarán hasta que la última persona que quiera ver al Cristo pueda hacerlo.

La talla de Jesús de Medinaceli pertenece a la Escuela Sevillana, taller de Juan de Mesa o alguno de sus discípulos: Luis de la Peña o Francisco de Ocampo. Tallada en la primera mitad del siglo XVII en Sevilla, fue llevada por los Capuchinos a la plaza fuerte de Mehdía o Mámora (Marruecos) para culto de los soldados españoles. En abril de 1681, cae prisionera de los moros, que la arrastran por la calles de Mequinez, y la rescatan los Trinitarios, llegando a Madrid en el verano de 1682.

Debido a diversos avatares históricos, la imagen ha recorrido varias iglesias de Madrid y en los años 1936-1939 fue trasladada a Valencia, Cataluña y Francia, para terminar en Ginebra (Suiza), participando juntamente con todo el tesoro artístico español, en una gran exposición de arte en el Palacio de la Sociedad de Naciones. Terminada la contienda española regresará a su iglesia de la Plaza de Jesús, en Madrid, donde es visitada continuamente por sus fieles y seguidores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído