Justicia y excarcelación de Troitiño

Para castigar a ETA no vale todo

"Se están "pasando mil pueblos" que se dice con esto del pacto antiterrorista"

Para castigar a ETA no vale todo
El etarra Antonio Troitiño, cuando fue detenido tras asesinar a 24 personas, y saliendo de la cárcel. HI

Es tan grave este empeño por manipular la justicia que me parece un modo más, y muy perverso por cierto, de querer justificar cualquier medio, bueno o malo, por el fin: el castigo a los terroristas

(José Ignacio Calleja).- Ocupado en los menesteres católicos de la Semana Santa, no he podido seguir con detalle el enredo jurídico de la excarcelación del preso de ETA, Troitiño. Hasta hace un instante pensaba que, en consecuencia, mejor callar.

Notaba, sin embargo, mi disconformidad con esta respuesta tan racional y acorde con la lógica de la clase dirigente. Vivimos bajo este supuesto: «ellos saben lo que sabemos todos y un poco más, esa pizca de más que los hace invulnerables e inaccesibles; ellos pueden retorcerlo todo a conveniencia». No lo acepto.

Se están «pasando mil pueblos» que se dice con esto del pacto antiterrorista. Porque vamos a ver. ¿Hay una ley clara y un poder judicial independiente o no los hay? Si la ley no es clara, la mejora el Parlamento. Y si el poder judicial es independiente, dicta sentencia, se abre el tiempo de los recursos, y se aplica lo que diga la instancia judicial competente. Estoy hablando como un ciudadano de a pie y no acepto para nada la refriega política en las excarcelaciones.

Lo digo y lo diré mil veces, lo que dicte la ley según el dictamen judicial, y los políticos en esta cuestión a callar y cumplir. Y no hay alarma social que valga. Esto es un invento de quien no juega con las reglas democráticas, limpiamente, también cuando no le convienen. Venga de donde venga la presión, cualesquiera que sean sus credenciales mediáticos y hasta éticos, significa que alguien en el sistema democrático español no juega las cartas de la ley con limpieza, y eso es gravísimo.

Lo están reconociendo ellos mismos, los partidos más importantes, y políticos con nombre y apellido que por el momento no cito: cada uno acusa al otro de condicionar a la justicia para sacar rédito político del final de ETA. Es una vergüenza que estén reconociendo que la justicia española es manipulable, hoy por ti y mañana por mí. Lo están reconociendo, y no tengo ninguna razón para pensar que en el futuro será distinto.

Es tan grave este empeño por manipular la justicia que me parece un modo más, y muy perverso por cierto, de querer justificar cualquier medio, bueno o malo, por el fin: el castigo a los terroristas. Pues así, no.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído