"Descansa quien no se cierra a su propia carne y hace obras buenas"

Jesús, respuesta al cansancio, al agobio y a la sed

Promete sosiego, alivio, descanso

Jesús, respuesta al cansancio, al agobio y a la sed
El monte sobre Buenafuente

Descansa aquel que sigue las sendas de paz, y no perece en la intriga de la mentira. Descansa quien camina con ojos y corazón limpios y no pretende lo que supera su capacidad

(Ángel Moreno, de Buenafuente).- «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré.
Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso.»

En tiempo de vacaciones, al igual que señala la Palabra de Dios, cabe que por el agobio acumulado se desee un justo descanso, y aunque las posibilidades económicas estén mermadas, siempre está el recurso de la sobriedad y del acercamiento a lugares familiares.

Jesús se ofrece como respuesta al cansancio, al agobio y a la sed y promete sosiego, alivio, descanso. San Pablo nos aconseja que no nos quedemos sujetos a la carne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de Dios nos habita. El salmista canta y bendice la bondad divina, porque «sostiene a los que van a caer, endereza a los que ya se doblan»

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído