Condenados a escuchar, en silencio y de rodillas

El silencio de los peregrinos ante los «conciertos» en las liturgias de la JMJ

El Coro no está para sustituir, sino para unirse al canto del pueblo

Ni los Obispos, ni los organizadores de la JMJ, debieron caer en la cuenta de la fuerza que hubiese tenido el que, una y otra vez, todos los jóvenes, en las Celebraciones, hubiesen cantado a una sola voz la citada frase: "Firmes en la fe"

(Juan Antonio Espinosa).- Probablemente Rouco Varela y demás organizadores de la JMJ Madrid 2011 habrán quedado muy satisfechos por la «altura musical» ofrecida, ante España y el mundo entero, en las distintas liturgias que han jalonado la recién terminada Jornada Mundial.

Sí, satisfacción por haber conseguido formar una considerable orquesta de jóvenes músicos y un amplio coro para «amenizar» convenientemente las Celebraciones de la Semana. Así lo demostraron en la «Misa de Monseñor Rouco» en la Plaza de Cibeles. Ellos y sólo ellos fueron entonando el Canto de entrada, el Gloria en latín, el Salmo 22, el Aleluya… todos aquellos cantos preparados con tanto esmero.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído