"He explicado las cosas y el arzobispo está a mi lado"

El Arzobispado de Valencia mantiene la confianza en el párroco que conducía ebrio

La medicación que se está tomando «pudo haber influido en su estado al volante»

El Arzobispado de Valencia mantiene la confianza en el párroco que conducía ebrio
Arzobispado de Valencia

Un religioso de 59 años que está al frente de la iglesia de Santa María de Jesús, en Valencia, fue interceptado el lunes cuando circulaba en coche con una tasa de alcoholemia de 0,58, el doble de lo permitido. Pese a esta prueba policial, el Arzobispado ha decidido mantener la confianza en el cura, después de que él mismo explicara que se está tomando una medicación «que pudo influir». Los hechos ocurrieron el lunes por la noche. El turismo con el que circulaba comenzó a dar bandazos por la calle Cuenca hasta estrellarse con algunos vehículos estacionados cerca del cuartel de la Guardia Civil en Patraix, en las inmediaciones de la calle Calamocha.Lo cuenta J.A.M. en Las Provincias.

En el lugar intervinieron agentes de la Policía Local que, ante estos hechos y tras ser alertados por los testigos, hicieron soplar al hombre en el alcoholímetro. El resultado de la prueba fue una tasa de 0,58.

Como indicaron fuentes del Ayuntamiento de Valencia, ante esta infracción se le ha propuesto una sanción administrativa de 500 euros y la retirada de puntos del carné de conducir. Fuentes del Arzobispado de Valencia confirmaron ayer que se ha escuchado la versión de los hechos del párroco. Estiman que la medicación que se está tomando «pudo haber influido en su estado al volante».

Este diario contactó ayer con el religioso del barrio de Patraix, que respondió al teléfono de la parroquia, situada en el número 9 de la plaza de Jesús. «Todo esto se ha desmadrado y yo no voy a entrar al trapo. Se ha montado un tinglado. Yo ya he explicado las cosas al Arzobispado y el arzobispo está a mi lado», matizó. «Conservo el carné de conducir y dormí en casa, así que no fui detenido ni nada. No me retuvieron», aseguró el hombre.

Preguntado por el consumo de alcohol en las horas previas a la prueba en la que dio positivo, el párroco dijo que tomó vino con la comida, «pero eso fue al mediodía», matizó. Después «celebré misa y ya está», se exculpó defendiendo su inocencia. El sacerdote no quiso entrar en más detalles sobre el caso y remitió a la explicación del Arzobispado.

Un médico de urgencias consultado por LAS PROVINCIAS aseguró que un consumo bajo de alcohol, unido al de determinados fármacos, puede alterar las facultades mentales, hecho que es relativamente conocido. Además, añadió, «existen unos pocos medicamentos, por ejemplo aquellos indicados para la tos como los jarabes, que tienen una base alcohólica». ¿Hasta el punto de doblar la tasa permitida? «Eso dependería de la dosis consumida y la cantidad de alcohol del medicamento», agregó el experto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído