Releva en el cargo a Teodoro Barquín

Santiago Azcárate, asesor espiritual de la Sociedad San Vicente Paúl

"En el seguimiento de Cristo y en el servicio evangelizador de los pobres"

Santiago Azcárate, asesor espiritual de la Sociedad San Vicente Paúl
Santiago Azcárate

Fue Visitador de la Provincia de Zaragoza de la Congregación de la Misión

El P. Teodoro Barquín Franco se ha jubilado como Asesor Espiritual de la Sociedad de San Vicente de Paúl en España, después de 25 años de servicio a nuestras queridas Conferencias, pasando esta responsabilidad a las manos de su sucesor, el P. Santiago Azcárate Gorri. El día 17 de noviembre, el P. Teodoro Barquín se despedía oficialmente de la Sociedad en presencia de la Comisión Permanente, a la que dedicó unas palabras que solicitó se hicieran extensivas a todos los miembros de sus queridas Conferencias.

Unas palabras de las que ahora esta revista se hace eco: «Hace 25 años, el P. José María Román, Visitador de la Provincia de Madrid, me propuso continuar con la misión que había cumplido en Filipinas durante 12 años, en caso de que la SSVP de España me ofreciese la Asesoría Espiritual de las Conferencias de Caridad. Le di una respuesta afirmativa y, a los pocos días, me visitó Antonio Barnuevo, Presidente entonces del Consejo de la SSVP España, ofreciéndome este servicio. Unos meses antes había conocido a Antonio con ocasión de la Asamblea Internacional de 1986 en Montreal, Canadá, a la que ambos asistimos, él representando a España y yo con la delegación de Filipinas. Creo que fue, tal vez, la buena impresión que me produjo Antonio en las intervenciones que tuvo en dicha asamblea lo que me impulsó a ofrecerme, sin titubeos, a los fines de la Sociedad bajo su tutoría. Nunca pensé que sería por periodos tan repetidos y tan largos. Todo ello lo considero como una bendición de Dios.

Con satisfacción, tengo que repetir aquí lo que San Vicente nos dice cuando nos habla de la reciprocidad del don de nuestro servicio a los pobres al proclamarlos nuestros maestros y señores. Todo lo que pueda haber hecho en servicio de las Conferencias lo considero de valor mínimo comparado con los beneficios que yo he recibido de ellas y de sus socios durante estos 25 años. Para mí, este largo periodo de Asesoría ha sido un taller continuo de formación en el carisma vicenciano, un aluvión de gracias para profundizar en las raíces de mi vocación y un banco de valores para utilizarlos en mi vida espiritual, todo ello adquirido bajo el techo de algunas experiencias de la fragilidad humana, que siempre las he considerado como valores para llegar a conocer y apreciar al hombre.

Quiero agradecer de manera especial a José Ramón Díaz-Torremocha todas las oportunidades de servicio que me ofreció durante su mandato de 11 años en el Consejo General como Asesor adjunto a la Asesoría del Consejo General y Asesor Religioso de V/NPAZ (Vicentinos por la Paz). Todo ello contribuyó en gran manera para profundizar mi conocimiento de la Sociedad a nivel mundial y para apreciar la labor del carisma vicenciano al servicio de la Iglesia.

«Contad siempre con mi agradecimiento, con mi recuerdo, con mi cariño y con mis oraciones. Yo siempre estaré a vuestro lado y os tendré sobre el altar en la celebración de la Eucaristía«.

De la misma forma, queremos presentarles al Asesor Espiritual entrante, el P. Santiago Azcárate Gorrí, que comienza en estos días su nuevo servicio con la Sociedad de San Vicente de Paúl, recogiendo sus palabras y una breve semblanza de su figura, con el fin de conocerle y acogerle desde sus primeros pasos en su nueva responsabilidad con las Conferencias: «miro con ilusión esta oportunidad que me brindan como Asesor Nacional de las Conferencias y espero enriquecerme en la cercanía al espíritu específico de éstas, tan comprometidas en la atención directa a los pobres y tan identificadas con su dimensión laica/. Confío en brindar acompañamiento, asesoría espiritual y aliento vicenciano al Consejo Superior y a cuantos recaben mis servicios. Desde este momento me pongo a disposición de las Conferencias en España, deseando seguir profundizando, junto con todos los vicentinos, en el seguimiento de Cristo y en el servicio evangelizador de los pobres.»

El P. Santiago Azcárate Gorri nació el 11 de Agosto de 1954 en la ciudad de Olíte (Navarra). Cursó Bachillerato en Pamplona e ingresó en el Seminario Interno de la Congregación de la Misión (Provincia de Zaragoza) en San Sebastián, en Septiembre de 1973. Inició los Estudios de Filosofía en la Universidad de Zaragoza y los de Teología en la Universidad de Deusto, obteniendo los títulos de Licenciado en Historia y en Teología. Fue ordenado sacerdote de la Congregación de la Misión en su parroquia natal el 2 de Septiembre de 1979.

En su recorrido ministerial ha trabajado en diferentes campos. Ha sido profesor en el Colegio La Milagrosa de Pamplona de 1979 a 1987. Párroco en San Lorenzo de Astrabudúa (Bizkaia) hasta 1992. Director del Seminario Mayor de la Provincia de Zaragoza en Murguía (Álava) entre esa fecha y Diciembre de 1996, a la vez que impartía la asignatura de Religión en los Institutos Públicos de Zuia y Amurrio. Como formador de los estudiantes, fue durante dos cursos (2004-2006) Director del Seminario Interno Interprovincial de la Congregación en Teruel. Y continúa actualmente en esa misma labor de formador en la Etapa de Acogida de su Provincia Canónica en Zaragoza. En todos estos años simultanea estas labores con la atención a las Hijas de la Caridad, tanto en Encuentros de Formación como en Ejercicios Espirituales.

A nivel interno, ha sido miembro del Consejo Provincial entre 1993 y 1996. De 1997 a 2003 fue Visitador de la Provincia de Zaragoza de la Congregación de la Misión. Y desempeña desde ese último año hasta la actualidad el oficio de Ecónomo Provincial.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído