"Satanás no forma parte del credo"

En Cuaresma: tentación sin Satán

"Hay que denunciar a los exorcistas desenfadados con licencia eclesiástica, Ripalda en mano y tirilla al cuello"

En Cuaresma: tentación sin Satán
Demonio, Diablo, Belcebú o el Maligno. PD

A la fe adulta le produce vergüenza ajena el espectáculo en you tube de un clérigo romano que pretender hacer creer en la posesión diabólica

(Juan Masiá).- A las antenas de RD no se le escapa una primicia. Apenas tardó segundos su director en enterarse e informar sobre la escandalizada Liga Católica, indignada contra Nicki Minaj. La rapera había escenificado un exorcismo, con insinuaciones eróticas entrelazadas en simbología religiosa, lo que desencadenó rasgón de vestiduras entre creyentes escandalizados que pusieron el grito en el cielo.

Desde luego, era de mal gusto. No romperé una lanza en favor de la pantomima grosera. Pero, claro, puestos a protestar, tendrían que ser coherentes los fieles indignados y quejarse igualmente por la creencia supersticiosa en demonios y poderes infernales de que hacen ostentación ante televidentes crédulos algunos exorcistas desenfadados con licencia eclesiástica, Ripalda en mano y tirilla en cuello.

A la fe adulta le produce vergüenza ajena el espectáculo en you tube de un clérigo romano que pretender hacer creer en la posesión diabólica.

Satanás no forma parte del credo. Si la fe es abandono confiado incondicional en manos de Dios, una persona cristiana no podrá decir que cree en el diablo.

Cuando el primer domingo de Cuaresma se lea el evangelio de las tentaciones en el desierto ¿lo comentarán a la letra en las homilías o desentrañarán su simbolismo? ¿Tratarán a los feligreses infantilmente o les dejarán pensar e interpretar? Porque ya sabemos que Jesús no estuvo ayunando cuarenta días, ni se le apareció ningún diablo en el desierto…

Las tres tentaciones típicas, según el guión de los evangelistas, son símbolo de una única seduccción: convertir la religión en magia al servicio del poder, rendirse ante las ideologías para recibir a cambio migajas de dominio o deslumbrar con un milagro espectacular, de estilo deus ex machina helénico, para obligar a creer.

En vez de exorcismos, la confianza en la liberación cristiana ora diciendo «líbranos del mal», en vez de «líbranos del Maligno», y se compromete a liberar a víctimas de opresiones, de la mentira social, la injusticia o las ideologías.

Vendrá bien, en Cuaresma, desenmascarar tentaciones y desmontar tinglados diabólicos de la religión infantilizada, supersticiosa e inmadura.

Y redescubrir la presencia de lo demoníaco en nuestro propio interior, en las relaciones humanas, en la insolidaridad e injusticia social y en la raíz de los males con que los humanos nos deshumanizamos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído