“Cariño, qué bien estamos aquí”

El Tabor de los esposos

Dedicarse a sí mismos ese momento de quedarse a solas mirándose el uno al otro

El Tabor de los esposos
Edad, pareja, amor, pasión y matrimonio. PD

También los esposos necesitan de tiempo en tiempo transfigurarse y volver a mirarse y a verse por dentro

(Juan Jáuregui).- Estoy pensando si también los esposos no necesitarán de tiempo en tiempo subirse a una montaña, que puede ser una roca mirando al mar o puede ser la naturaleza de bosque.

Porque también los esposos tienen el peligro de lo cotidiano, de lo ordinario, de «siempre lo mismo», y se olvidan que en sus vidas hay flores que nunca ocuparán un centro de mesa, pero que están ahí.

Porque también los esposos necesitan de tiempo en tiempo transfigurarse. Dejar que afloren esos sentimientos secretos que muchas veces no se atreven a compartir. Porque también los esposos necesitan de tiempo en tiempo transfigurarse y volver a mirarse y a verse por dentro.

Porque también los esposos necesitan apartarse, hasta de los mismos hijos, y dedicarse a sí mismos ese momento de quedarse a solas mirándose el uno al otro, tal vez sin decirse palabra, pero donde los corazones vuelven a fundirse en silencio en un mismo amor.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído