Gracias, papá, que nunca te lo digo

Mi padre

"Si no vemos a Jesús en cualquiera que está a nuestro lado, entonces es que no ha resucitado para ti"

Mi padre
Mi padre

Y allí que nos quedamos, mi padre junto a aquel hombre, hablándole y tranquilizándole, y yo a metro y medio, entre enfadado y ruborizado

(J. Bastante).- Tenía trece años, y regresaba con mi padre de la Vigilia Pascual. Cristo había resucitado, y todos estábamos alegres hasta el infinito. Volvíamos hacia casa y, en el callejón anterior, vimos a un tipo tirado en la calle, sin moverse.

Con toda la pinta de haberse pillado una buena kurda hacía poco. Mi padre se paró junto a él, e iba a agacharse para preguntarle qué le ocurría. Nuestro barrio en Getafe era ciertamente peligroso a determinadas horas, así que agarré del brazo a mi padre y le dije que nos fuéramos, que la familia nos esperaba en casa, que teníamos que celebrar la Resurrección.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído