Geoffrey Robinson, prelado australiano

Un obispo cuestiona la moral sexual de la Iglesia

"Bajo esta doctrina, subyace la idea de un Dios iracundo"

Que el sexo sea un tema serio no significa que la Iglesia tenga que aceptar, sin críticas, su visión tradicional sobre la moral sexual

(Isabel Gómez Acebo).- Que un obispo cuestione la doctrina sexual de la Iglesia Católica me ha parecido una noticia, por lo infrecuente, que valía la pena de abordar. Se trata de un obispo jubilado (con los años las personas se hacen más libres) australiano, Geoffrey Robinson, que habló hace unos días en EEUU en un simposio sobre catolicismo y homosexualidad. En sus palabras pidió que se hicieran «nuevos estudios sobre todos los aspectos de la sexualidad humana» ya que podrían tener una gran influencia en la doctrina de la Iglesia.

Las jornadas empezaron por un día de retiro, a un público formado por 400 homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, católicos inquietos y ministros de la Iglesia. Precisamente por haberse visto involucrado en la resolución del tema de la pedofilia clerical, Robinson se dio cuenta de la importancia del sexo en la vida del ser humano, algo que niega nuestra sociedad al trivializarlo e impedir que se creen relaciones duraderas y se de lugar al nacimiento de hijos, en provecho de toda la comunidad.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido