¿Silencio cómplice?

El Papa en México, decepcionante por omisión

¿Desde cuándo la agenda de los obispos prima sobre la del Papa?

El Papa en México, decepcionante por omisión
El Papa con sombrero charro

En Cuna, ante el gran ojo mediático, el Papa puede lucirse y salir reforzado o hundir todavía más su imagen pública

(José Manuel Vidal).- Hoy concluye la primera etapa del viaje del Papa. Y su estancia en México ha pasado sin pena ni gloria. O con cierta gloria y mucha pena. La gloria de la acogida de los mexicanos del Estado cristero por excelencia, que lo vitorearon, le cantaron y lo proclamaron como ‘Benedicto, hermano, ya eres mexicano’. Y la gloria de una misa multitudinaria (unos medios dicen que 300.000 y otros, 600.000 personas), aunque menos, porque esas cifras en un país como México tampoco son extraordinarias, aún siendo importantes. Se esperaba más. Incluso más gente. Pero Benedicto XVI tuvo que cargar con la sombra alargada de Maciel. Una sombra que el Vaticano no supo gestionar in situ.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído