Somos invitados a ir detrás de Jesús

Domingo de Ramos

"Atentos, con los cinco sentidos despiertos"

Domingo de Ramos
Domingo de Ramos

Es un momento propicio para lavar nuestro corazón con el agua de la misericordia

(Ángel Moreno, de Buenafuente).- Es frecuente, en muchas localidades, organizar un acto público, en el que a manera de pregón, se anuncian las celebraciones de los días santos, en los que los cristianos conmemoramos la Pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo, Misterio Pascual, en el que se fundamenta nuestra fe.

Como en los momentos de gran importancia, debemos permanecer extremadamente atentos, con los cinco sentidos despiertos, como quien desea participar de manera consciente en los distintos actos litúrgicos o devocionales.

«Muchos alfombraron el camino con sus mantos, otros con ramas cortadas en el campo.» La fragancia de los ramos de olivo, de las palmas, del romero, del laurel, el olor del incienso, de los velones encendidos, inundan nuestras calles durante los días de la Semana Santa. Somos atraídos por el suave olor de Cristo. El aroma que agrada a Dios es la piedad del corazón. «Suba mi oración como incienso en tu presencia, y el alzar de mis manos, como ofrenda de la tarde».

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído