Colecta para Cáritas Diocesana

Los curas de Mérida-Badajoz nos rascamos el bolsillo

"No hay burn-out cuando se trata de los últimos"

Los curas de Mérida-Badajoz nos rascamos el bolsillo
Cepillo para las limosnas de la iglesia

Con mucho silencio, casi con sigilo, hemos ido compartiendo momentos antes de la bendición de los óleos

(César Caro y José Rubio).- No disponemos de un gran sueldo, es verdad (y mejor no hacemos más comentarios al respecto), pero los curas tenemos la solidaridad más afinada de lo que alguno cree. Hoy en la misa crismal hemos «aflojado la guita» y ,en lugar de disfrutar del tradicional aperitivo, hemos realizado una colecta para aportar a Cáritas Diocesana. Ha sido lo mejor de una misa crismal que, si la han estado siguiendo los extraterrestres desde el espacio, todavía estarán extrañados de haber vuelto de repente al siglo XVI.

Nos habían pedido, desde la Delegación del clero, que lleváramos preparados los sobres, y así lo hemos hecho. Con mucho silencio, casi con sigilo, hemos ido compartiendo momentos antes de la bendición de los óleos. Discretamente, como corresponde a seguidores de Jesús que intentan hacer verdad aquello de que las manos sean mutuamente ignorantes, no dar limosna «para que los vea la gente» (Mt 6, 3).

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído