"Incluso la oscuridad está llena de belleza"

¡Resucitar! ¿Ya, ahora?…

"Pero uno tiene la impresión de que hay muchos que gustan de las tempestades"

¡Resucitar! ¿Ya, ahora?...
Resucitar de nuevo

¡Resucita! Es la vida del Resucitado. Es la vida que yo ansío: la gran resurrección

(José Alegre, abad de Poblet).- Queridos lectores: ¡Feliz Pascua de Resurrección! Es la belleza de la vida nueva que empieza, aquí y ahora, a emerger en el corazón del creyente:

¡No hay nada como ver el sol!
Siento nacer dentro de mí la delicia de una fuente,
y en la ancha quietud del horizonte…
siento el descanso de las tempestades,
y entonces el cielo se abre…
y ríe el sol en mi llanura.
¡La vida que ansío es la gran resurrección!

Podemos tener estos deseos, debemos tener estos deseos, de la Belleza que nos salva, Cristo, a quien la liturgia oriental llama «el Bellísimo, de belleza superior a todos los mortales». Y todavía añade un padre oriental, Macario el Grande: «el alma que ha sido plenamente iluminada por la belleza indecible de la gloria luminosa del rostro de Cristo, está llena del Espíritu Santo…es toda ojo, toda luz, toda rostro».

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído