"El placer es tan santo como la vida misma"

Goce el cuerpo

"Los monseñores no condenarían el divorcio si estuvieran casados"

Goce el cuerpo
Placer y amor

Amiga, amigo, cuerpo como eres, con todos tus placeres y dolores, tú también eres sacramento de Dios

(José Arregi)- Todo ser viviente busca placer. Las vacas que pacen plácidamente en esta mañana de junio bajo un cielo encapotado, las ranas que croan en el remanso del Narrondo junto al puente, la mujer con velo que lleva a sus pequeños juguetones a la escuela de Arroa, la pareja que pasea con dos perros mientras él a ella le acaricia el pelo… llevan secretos que yo desconozco, pero sé que todos quieren gozar. Y deseo profundamente que gocen cuanto buenamente puedan, cada uno a su manera.

Tal vez no sea el mero placer inmediato, sino el instinto de supervivencia el impulso decisivo que rige la evolución de la vida, pero ¿cómo podría sobrevivir el instinto de la vida sin el estímulo del placer? El placer es tan santo como la vida misma.

Para leer el artículo completo, haga click aquí.

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído