"Si hay trabajadores discriminados, no son los de la Enseñanza Pública"

Los sindicatos de la concertada, «seriamente perjudicados» por los recortes

Concentración el 26 de junio frente a la Consejería

Las reclamaciones de los sindicatos del sector han tenido, según han lamentado, "la callada por respuesta" de la consejera

Los sindicatos con representación en el sector de la Educación Concertada en la región FSIE, USO, UGT, CC.OO. y STEM han asegurado este martes que si hay docentes discriminados en la Comunidad de Madrid son los de este sector, cuyos trabajadores, según han dicho, están siendo «seriamente perjudicados» por los recortes llevados a cabo por el Gobierno autonómico.

«Estamos muy hartos de oír que esta Consejería (de Educación y Empleo) está beneficiando a la (Educación) Concertada en detrimento de la Enseñanza Pública. Si hay trabajadores discriminados, no son los de la Enseñanza Pública, sino los de la Concertada», ha asegurado el secretario general de FSIE Madrid, Miguel Muñiz.

Muñiz, que ha reconocido que este tipo de enseñanza «se ha extendido» en la Comunidad por el aumento de los centros y de su peso dentro del total de colegios de la red de enseñanza autonómica, «esto no quiere decir que haya mejorado». «No es que no haya dinero en la Comunidad de Madrid. Es que la enseñanza concertada no es una de sus prioridades«, ha aseverado.

Así, ha relatado que en este sector los docentes dan más horas de clase, los ‘ratios’ (número de alumnos por clase) son más elevados, y no perciben ciertos complementos salariales que sí reciben en la pública, entre otros aspectos. De esta forma, han pedido una homologación completa con sus colegas del sector público, dada la homologación «parcial» existente en la región.

Los representantes de los trabajadores de este sector de la enseñanza en la región han comparecido ante los medios para anunciar el inicio de una serie de movilizaciones por su rechazo a los últimos recortes presupuestarios impulsados por el Gobierno autonómico y la falta de interlocución con la Consejería que dirige Lucía Figar.

En este sentido, han reclamado la constitución de una mesa de negociación con la Administración regional donde puedan comunicar sus aportaciones a la hora de aplicar este tipo de medidas y la negociación de otros aspectos, como el mantenimiento del empleo, la jubilación parcial o las sustituciones.

Las reclamaciones de los sindicatos del sector han tenido, según han lamentado, «la callada por respuesta» de la consejera. Así, han asegurado que desde que Figar es responsable de Educación en el Ejecutivo autonómico, únicamente han mantenido un encuentro formal hace cuatro años.

Además de entregar una carta con estas reivindicaciones este martes en la Consejería, frente a la que se han concentrado delegados sindicales de la Educación Concertada, han convocado una concentración también frente a la sede de la Administración el próximo 26 de junio de 18.30 a 20 horas, a la que están llamados a acudir todos los trabajadores de este sector.

Los sindicatos han denunciado que desde el año 2010 los sueldos de los trabajadores del sector han visto reducidas sus nóminas hasta en tres ocasiones. Con la nueva bajada de sueldos contemplada en las medidas de ahorro de la Comunidad de Madrid (899 euros de media en Primaria y 1.008 euros en Secundaria cada año), la reducción media anual de las nóminas en dos años alcanzaría en Primaria y Secundaria 1.780 y 2.548 euros respectivamente.

Además del endurecimiento de las condiciones para la jubilación en los colegios concertados, los sindicatos también han criticado las nuevas condiciones aprobadas en el ámbito de las sustituciones. Así, han manifestado su rechazo a la negativa de no financiar desde la Administración aquellas sustituciones inferiores a 20 días laborables, las de los meses de julio y agosto, o los complementos autonómicos.

Las estimaciones de las organizaciones sindicales, que han cifrado en 30.000 los trabajadores de la Educación Concertada en la Comunidad de Madrid, es que entre 1.500 y 2.000 trabajadores verán afectadas sus condiciones laborales en el próximo curso, pudiendo perder incluso el empleo.

En este sentido, han considerado que el aumento del número de centros concertados en Madrid debe conllevar una «recolocación» de los docentes que dejan de impartir con las nuevas instrucciones de curso, exigiendo a la Consejería un acuerdo de mantenimiento del empleo en el sector.

Por último, han apuntado también la aparición de una nueva de categoría educativa dentro del modelo gratuito del sector público y concertada junto al de pago del privado. Según han explicado, la reducción del gasto para el sector concertado ha provocado que muchos centros reclamen a las familias cuantías económicas, convirtiéndose en centros «semigratuitos».

«Curiosamente, esta práctica está siendo, no sólo consentida, sino promocionada por la propia Consejería. Entendemos que la red pública como la concertada deben tener gratuitos los mismos servicios, incluida la enseñanza reglada», han dicho, por lo que han reclamado a las administraciones públicas la financiación «necesaria» para que no se den este tipo de situaciones.

(Rd/Ep)

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído