El instituto dirigido por Sor Verónica tiene seis expedientes sancionadores

Iesu Communio tendrá que pagar 25.000 euros por construir sin licencia

Algunas irregularidades afectan a la cubierta de San Pedro Regalado

PSOE: La obra «supone una auténtica aberración urbanística que rompe con el paisaje del Monasterio de San Pedro Regalado»

Iesu Communio deberá hacer frente a una multa de 25.000 euros por haber construido sin licencia tanto el edificio anexo al santuario de San Pedro Regalado como los nueve edificios que habilitaron para celdas. En total, la obra de Sor Verónica Berzosa tiene seis expedientes sancionadores, de los que uno no se podrá ejecutar al haber prescrito.

Según revela El Correo de Burgos, el Ayuntamiento de Aranda ha acelerado los trámites, con el objetivo de que el resto de expedientes no presciban, y así notificar a las monjas la sanción antes del 1 de septiembre, fecha en la que los expedientes prescribían sin posibilidad de volver a incoar.

Además, la comunidad de monjas tendrá que realizar algunas obras para restaurar la legalidad y aunque, en este punto el concejal no ha entrado en detalles, sí ha adelantado que algunas irregularidades afectan a la cubierta.

Indignado por la prescripción de uno de los expedientes, el portavoz del grupo socialista, Luis Briones, no duda en acusar al equipo de Gobierno de «haberlo dejado prescribir». «Es una auténtica vergüenza», sostiene mientras espera la resolución del recurso de reposición que él mismo presentó contra la declaración de uso excepcional, que la Junta de Gobierno aprobó de forma provisional para los nuevos edificios y la ampliación del monasterio, el pasado 31 de octubre. «Habrá que esperar un poco», advierte Briones.

El recurso se basa principalmente en el informe de la jefa de Servicio de Urbanismo en el que se mostraba contraria a la otorgación de la declaración de uso excepcional. La concesión no tiene además sentido, según el socialista, teniendo en cuenta los expedientes sancionadores vigentes y que la obra no es una ampliación sino una obra de nueva construcción, que se hizo sin licencia, y que «supone una auténtica aberración urbanística que rompe con el paisaje del Monasterio de San Pedro Regalado».

También está pendiente el recurso que presentó la confederación de organizaciones en defensa del Medio Ambiente, Ecologistas en Acción ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Burgos, al considerar que ni el obrador industrial ni la ampliación pueden vincularse a un interés general sino a uno particular.

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído