No son el futuro, sino el presente

Los niños no son ordenadores

En vez de enseñarles a amar, preferimos aprendan nuestros resentimientos

Los niños no son ordenadores
Niño con ordenador

Señor, haz que, en vez de niño, sea un televisor, para que así mi padre me dedique más tiempo, me preste más atención"

(Juan Jáuregui).- Solemos hablar de todo y de todos. Pero ¿verdad que hablamos muy poco de los niños? Los niños han dejado de ser importantes. Hoy importante es el empresario, el economista, el abogado, el político. Toda esa gente grande de la que depende la marcha del mundo.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído