Y el minero que tenía el reloj

«Muchos lo reprendían para que se callara»

Cuando creemos en que se puede seguir adelante, nuestras posibilidades de avanzar se multiplican

"Muchos lo reprendían para que se callara"
La luz del minero

Que nuestra fe sea como la de Bartimeo, o como el minero ingenioso del reloj

(Hermann Rodríguez).- Cuando creemos y confiamos en que se puede seguir adelante, nuestras posibilidades de avanzar se multiplican. No es que la actitud positiva por sí misma sea capaz de conjurar la fatalidad o de evitar las tragedias pero, ciertamente, las posibilidades de encontrar una salida dentro de lo humanamente posible crece considerablemente.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído