El amor no acaba nunca

Para siempre

“El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán”

Para siempre
Para siempre

La referencia a lo eterno, perdurable, para siempre se da en todos los textos. No como discurso del miedo, sino como la gran esperanza de alcanzar el gozo, la plenitud, la salvación

(Ángel Moreno, de Buenafuente).- Se dice que una de las características de la cultura de este momento es el presentismo, el deseo de lo inmediato, el imperio de lo efímero, el consumo del instante.

No se comprenden las opciones definitivas, se tiene miedo a los compromisos permanentes, la provisionalidad y la temporalidad se han hecho categoría, hasta para el contrato laboral y ante las opciones que más marcan a la persona.

Hay reserva ante lo que se puede presentar como definitivo, se levantan fantasmas interiores cuando se plantean decisiones de estabilidad, bien para formar una familia, bien para elegir la vida consagrada. Asusta el «para siempre».

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído