Una obra de Gerd Lüdemann

Jesús tras 2000 años

El libro analiza todas las tradiciones sobre Jesús de los dos primeros siglos

Jesús tras 2000 años
Gerd Lüdeman

Una excelente obra, que cataloga con sabiduría qué palabras y hechos atribuidos a Jesús jamás fueron obra suya y cuáles pudieran provenir de su boca

(Mikel Arizaleta).- En el año 2000 el exegeta Gerd Lüdemann publicó un voluminoso libro de 890 páginas: «Jesus nach 2000 Jahren. Was er wirklich sagte und tat» -Jesús luego de 2000 años. Lo que realmente dijo e hizo-.

Este libro pretende llenar un hueco, una carencia: el la literatura teológica, especialmente perceptible en gentes que tienen que ver con la Iglesia y el cristianismo como párrocos, profesores de religión y todo aquel que se interese por Jesús.

Todos ellos, dice el autor, se sienten inseguros ante la avalancha de libros contradictorios sobre Jesús en los últimos tiempos, pero también por los retratos y visiones contradictorias de Jesús en el Nuevo Testamento. Más de 20 siglos en los que se ha entendido a Jesús de manera muy diversa. La investigación crítico-histórica sobre él, que se viene llevando a cabo desde hace 250 años, se ha convertido sin duda en un buen trabajo científico sin que, a pesar de todo, se haya llegado a un consenso general.

Además, los diez últimos años (la década de los 90), sobre todo en el ámbito de lengua inglesa, se ha vivido una gran producción de literatura popular y científica sobre Jesús, cuya fuente aparece inagotable y de la orientación más variopinta. En el lector no versado surge la impresión de asistir a una falta de método, de ser zarandeado por la contradicción en las exposiciones; se siente perplejo ante la imposibilidad de una solución por parte de la investigación. Parece hallarse ante dos únicas posibilidades: la resignación o la de aferrarse con fuerza a su fe, por encima de toda cuestión histórica.

Pero ni la resignación ni la fe uniformada es postura racional, y menos en una época en la que tanto se han desarrollado las ciencias, y al mismo tiempo época en la que se manifiesta a diario la posición más bien humilde y discreta del hombre en el cosmos.

Se ha hecho ya balance histórico de un trabajo crítico de 250 años sobre la persona central del cristianismo, Jesús de Nazaret. Gerd Lüdemann con su libro no quiere centrarse en temas, ni tampoco hacer una exposición amplia de los resultados de investigaciones de otros, como la presentada por Albert Schweitzer en su clásica «Geschichte der Leben-Jesu- Forschung» -Historia de las investigaciones sobre la vida de Jesús- (sexta edición en 1950) para el siglo XIX, y la The Historical Jesus in the Twentieth Century 1900-1950 (1999) de Walter P. Weaver para la primera mitad del siglo XX.

Este voluminoso libro no es una exposición de la vida de Jesús sino tan solo un análisis de las palabras y hechos más importantes de Jesús como requisito y presupuesto para una vida de Jesús todavía imposible (a pesar de todo hace un intento de la misma en el cap. VII). Traduce nuevamente las principales tradiciones conservadas de Jesús de los dos primeros siglos y luego examina su credibilidad histórica, de manera que también el laico formado pueda seguir el curso de la exposición.

El impulso para este importante trabajo lo recibió en el seminario sobre Jesús, instaurado por Robert W. Funk, y los tomos The Five Gospels (1993) y The Acts of Jesus (1998) redactados por sus miembros, en los que se destaca el grado de historicidad de las palabras y hechos de Jesús mediante colores diversos. En este afán de Gerd Lüdemann, objetivo también del seminario sobre Jesús -al que pertenece desde hace algunos años-, por acceder y llegar hasta las palabras y hechos del Jesús histórico, ipsissima verba Jesu, Lüdemann renuncia a cualquier señalización en color y pone en cursiva lo dicho y atribuido sin ninguna duda a cada uno de los evangelistas. Y es que, como un primer paso, el conocimiento de la elaboración redaccional es condición para reconstruir, en un segundo momento, las tradiciones utilizadas y, en una tercero, para destacar las supuestas palabras y hechos auténticos de Jesús.

El libro analiza todas las tradiciones sobre Jesús de los dos primeros siglos y se pregunta por su autenticidad. Está escrito desde la convicción de que los cristianos tienen que situarse respecto a Jesús en una relación creíble, pero también todas las demás personas del ámbito cultural del occidente cristiano deben cerciorarse históricamente de que las raíces del cristianismo se anclan en la persona de Jesús de Nazaret.

Según criterio general reconocido no hay duda de que en la Iglesia primigenia se atribuyeron a Jesús numerosas palabras y hechos tras su muerte. A modo de ejemplo, las palabras «yo soy» del Evangelio de Juan, que se ponen en boca de Jesús en primera persona: Yo soy la resurrección, yo soy la luz del mundo, yo soy la verdadera vid… sin duda alguna no fueron dichas por Jesús sino puestas en su boca con posterioridad, para explicar la fe a una generación posterior de cristianos.

Y lo mismo cabe decir de la mayoría de historias milagrosas: Jesús caminando por las aguas del lago, calmando la tempestad, multiplicando el pan, convirtiendo el agua en vino, resucitando muertos…, hoy nadie se las toma en serio. Estos hechos se le atribuyeron a él tras su muerte o tras su supuesta resurrección para resaltar su importancia y papel.

Estas ideas hermoseantes, puestas de relieve por la crítica histórica, que en nada modifican por el hecho de que los cristianos primigenios las consideraran como auténticas en el marco de la canonización y que, por tanto, en adelante palabras y hechos inauténticos de Jesús se convirtieran en parte constituyente de la Sagrada Escritura. De ahí que las tradiciones sobre Jesús del cristianismo primigenio, que reclaman autenticidad, haya que lograr rigurosa claridad y, en palabras del profesor Gerd Lüdemann, analizar en detalle qué hizo y dijo Jesús, qué realmente ocurrió entonces y qué se le atribuyó y añadió posteriormente.

Una excelente obra, que cataloga con sabiduría qué palabras y hechos atribuidos a Jesús jamás fueron obra suya y cuáles pudieran provenir de su boca, catalogando globalmente la cuestión como «gran estafa».

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído