Instituido por Juan Pablo II en 1997

David López, primer español en lograr el Premio de las Academias Pontificias

Reconocimiento a su labor artística

David López, primer español en lograr el Premio de las Academias Pontificias
David López

Mi obra es testimonial, reflejo de lo que voy viviendo día a día

(Avan).- El artista valenciano David López Ribes ha recibido el Premio de las Academias Pontificas otorgado por el Vaticano, en reconocimiento por su labor artística, en favor del humanismo cristiano. Se trata de la primera vez que un español recibe este galardón instituido en 1997 por el entonces Papa, el beato Juan Pablo II.

López Ribes, de 40 años, casado y padre de seis hijos, natural de la localidad valenciana de Catarroja, ha sido galardonado junto a la escultora polaca Anna Gulak y el escultor italiano Jacopo Cardillo, que ha obtenido la Medalla Pontificia.

Tras recibir el premio por el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, y después de saludar al papa Benedicto XVI, al finalizar la sesión plenaria de las Academias Pontificias, el galardonado declaró a la agencia AVAN que se trata del «premio más importante porque me lo da mi madre, la Iglesia».

David López, pintor, escultor y creador de «videoarte» ha acogido el premio «con una alegría enorme como cristiano y como artista«, según ha informado hoy a la agencia AVAN el propio galardonado.

Las Academias Pontificias son instituciones creadas por la Santa Sede, para profundizar en temas importantes del pensamiento y la cultura cristiana. Durante su pontificado, Juan Pablo II instauró en 1997 el Premio de las Academias Pontificias, que cada año se otorga a una disciplina diferente, en reconocimiento a la labor de expertos que promueven el humanismo cristiano en su materia.

David López Ribes nació en 1972 en la localidad valenciana de Catarroja. Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y cursó el postgrado en New Media, de la School Of Visual Arts, de Nueva York.

Ha participado en numerosas exposiciones artísticas en diferentes ciudades españolas y europeas, como Valencia, Madrid, Cáceres y Paris, así como en las estadounidenses California y Nueva York.

Su trabajo es de carácter espiritual y trascendente, «claramente influenciado por mi vida personal «, ha precisado. «Mi obra es testimonial, reflejo de lo que voy viviendo día a día«, con el fin de «mostrar la belleza de la vida cristiana», ha señalado.

Igualmente, el artista señala que «si miramos al hombre contemporáneo vemos que está sufriendo un proceso de desacralización de la vida, y través de pintura, escultura o videoarte intento devolverle ese misterio».

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído