Una solemne sonrisa

Cuento de Navidad: Hacer el payaso

“Bueno, y ahora qué, ¿dónde me llevas?”

Cuento de Navidad: Hacer el payaso
La sonrisa de un payaso y la Navidad

No lo vio, porque venía por detrás, de repente sintió una pequeña mano agarrada a la suya

(Peio Sánchez).- Delante del espejo en los servicios de un bar bullicioso, el payaso comenzaba a retirar su maquillaje. Se había colocado bajo el secador de manos para entrar en calor, aunque no lo había conseguido.

Cuando trabajas cinco horas seguidas de estatua humana en el paseo de la Rambla de Barcelona durante el atardecer del día 24 de diciembre, llegas a tener un frío que viene de dentro a fuera, incontrolable, persistente e inevitable. En la quietud del gesto estático, el frescor de la noche te va penetrando, al principio te hace temblar, pero llega un momento en que se convierte en un aliado de tu trabajo, y entonces comienzas a estar quieto, porque estás helado.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído