Más relatos del concurso RD-Planeta por "La infancia de Jesús"

Diálogo del buey y la mula al anochecer del 24

"A mí no me quita de este pesebre ni que venga el Sumo Sacerdote del templo de Jerusalén"

Diálogo del buey y la mula al anochecer del 24
El buey y la mula

El censo me tiene agotado: de día se trabaja como chino, de noche estos forasteros que meten ruido

(Abel Della Costa).- B: ¿qué pasa, qué ruido es ese en la casa?
M: (desperezándose): pues no sé, a mí no me va tanto jaleo, hoy me han molido.
B: nacimos para el yugo.
M: eso será tú, yo soy animal de abolengo.
B: es que eres nuevo aquí, todos dicen eso cuando comienzan
M: A que no has oído hablar de la burra de Balaam
B: ?
M: parienta mía, por línea materna. Me imaginaba que no habías oído hablar de ella, si es que los que nunca habéis salido de vuestra aldehuela…
B: (mosqueado): pues aquí parece que la señora tiene «mucha calle»
M: aunque pienso en griego (por línea paterna), entendí la ironía. Pues sí, tengo mucho mundo: a nosotros no nos crían en Israel, este pueblo melindroso, lleno de prejuicios y leyes tan poco racionales. Parece que por su ley no pueden criar cruzas, pero por algún vericueto descubrieron que pueden comprarlas fuera…
B: bah, mucho abolengo, pero lo que se dice en mi pueblo: tú no eres ni Juan ni Juana.
M: el castrado se ríe del cruzado… como dicen por el ancho mundo. Y a todo esto con tu charla me has desvelado.
B: será con TU charla… y los ruidos de la casa. El censo me tiene agotado: de día se trabaja como chino, de noche estos forasteros que meten ruido.
M: a vueltas con los forasteros… ¡sí que eres paleto!
B: no me digas que te da lo mismo.
M: no, pues no, en eso tienes razón, ¿a quién se le ocurre hacer un censo con semejantes desplazamientos de familia? eso no lo he visto yo nunca en la historia
B: pues será una novedad, ya sabes cómo son los romanos, siempre atrás de lo último.
M: ¡chist, déjame escuchar!
B: es el ama, pero no entiendo lo que dice.
M: mmmmhhh, parece que están ahí regateando un precio de alojamiento.
B: ¿alojamiento? ¿y de dónde han sacado estos matadehambre una habitación libre?
M: no, precisamente eso decía el forastero, que se acomodaba en cualquier parte.
B: «cualquier parte, cualquier parte…», con las pocas partes que tiene esta casa, ya veo yo que pasaremos la noche al fresco.
M: ¿ah, sí? ¿has oído lo de «empacarse como una mula»? pues eso haré.
B: mira que la vara del amo…
M: Pues ya lo veremos, yo te digo que te prepares a ver, que a mí no me quita de este pesebre ni que venga el Sumo Sacerdote del templo de Jerusalén.
B: ¡joer con la mula alazana..!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído