La religiosa convivió con Bergoglio en Villa Miseria

Mercedes García, misionera: «A mí me lavó los pies»

"Se vislumbra una Iglesia más cerca del pobre, más Concilio Vaticano II"

Me encantó que pidiera al pueblo su oración para que Dios lo bendiga. Esta es la Iglesia de Cristo, una Iglesia en la que todos somos servidores, desde el lugar y cargo que ocupemos. ¿No les encanta la idea?

(OMP).- «A mí me lavó los pies«. La misionera española en Argentina, Mercedes García Lobato, de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, comparte su sorpresa y alegría por la elección del Papa Francisco.

«La verdad que ha sido una gran sorpresa, al menos de mi parte no esperada. Se inicia algo nuevo. Me ha recordado las palabras del Señor en el profeta Isaías, que compartiremos este domingo: ‘Así habla el Señor, el que abrió un camino a través del mar y un sendero entre las aguas impetuosas; el que hizo salir carros de guerra y caballos, todo un ejército de hombres aguerridos; ellos quedaron tendidos, no se levantarán, se extinguieron, se consumieron como una mecha. No se acuerden de las cosas pasadas, no piensen en las cosas antiguas; yo estoy por hacer algo nuevo: ya está germinando, ¿no se dan cuenta?…’.

Se vislumbra una Iglesia más cerca del pobre, más Concilio Vaticano II, una Iglesia de comunión. Esta es mi mirada. Es una persona desprendida de tanta materialidad que nos come. No lo conozco de cerca, pero sí sus movimientos.

Es muy emocionante, pues todo el pueblo de Dios se alegra: los de la villa 31 (chabolas), lo conocen de cerca (nombro esta porque es la más cruda), y sólo comentaban: ‘Estuvo celebrando Misa con nosotros, estuvimos con él… A mí me lavó los pies un Jueves Santo...’. Hoy me decía un sacerdote que trabaja en la cárcel, que cuando salió la fumata blanca, se sentaron con los presos con los que van trabajando, y los guardias, pusieron la TV, cuando salió el Cardenal Bergoglio como Papa, no lo podían creer, estaban emocionados: ‘a mí me confirmó’, decía uno, ‘a mí me confesó’, y así.

Me encantó que pidiera al pueblo su oración para que Dios lo bendiga. Esta es la Iglesia de Cristo, una Iglesia en la que todos somos servidores, desde el lugar y cargo que ocupemos. ¿No les encanta la idea?

Es un hombre muy querido. Estamos muy contentos, y hay que rezar para que tenga un corazón abierto para todos, pues se necesita que la Iglesia sea para todos. Nadie es santo por ser pobre, ni demonio por ser rico, todos tenemos que hacer camino de conversión, cada uno de nuestras debilidades y pecados. Caminemos juntos todos, aprendamos a ser hermanos. Oremos por Nuestro Sumo Pontífice Francisco, como lo hicimos por todos sus predecesores. Virgen de Luján, ora por el Papa Francisco»

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído