Ladaria: "El Papa quiere pastores que no se duerman y que no evietn la cruz"

Rouco: «Recemos por el Papa, porque le ha caído una buena»

Presentación de 'Mente abierta, corazón creyente' (Claretianas) y 'En Él solo la esperanza' (BAC)

Rouco: "Recemos por el Papa, porque le ha caído una buena"
Rouco, Camino y Fernando Prado

Prado: "'Mente abierta. Corazón creyente' es el que más le gusta personalmente al Papa, según su propia confesión"

(José Manuel Vidal).- Estaban deseando demostrarle que los colores de su primavera también han llegado a España. Y los obispos españoles aprovecharon, para dejarlo claro, la percha de la presentación de dos libros sobre Francisco. Más de 50 prelados asistieron ayer a la puesta de largo de sendas obras de Publicaciones Claretianas y de la BAC sobre el nuevo pontífice. «Un acto para homenajearlo y conocerlo mejor», dijo el cardenal Rouco.

La parte baja del enorme salón de actos de la fundación Pablo VI estaba repleta de obispos y público. Todo el establishment eclesiástico: los obispos en pleno, la plana mayor de los claretiano; los jesuitas con su provincial al frente, Francisco José Ruiz, representantes del universo editorial, asi como de los medios de comunicación.

Hay diversos corrillos de obispos que comentan el espectacular inicio, incluso editorial, del Papa. Me cruzo a la entrada con un arzobispo. Se acerca y me dice:

-Tienes razón con lo de la primavera del Papa Francisco.
-¿Sabe la última?
-Dímelo.
-Que les van a poner clergyman y sotanas de colores.
-¡Qué bien! Ya no nos podrán llamar cuervos. Y los dos nos reímos con ganas.

Al poco, llegó el cardenal Rouco en su coche y monseñor Lardaría, secretario de Doctrina de la Fe, a pie. El cardenal de Madrid, que saluda tan amable como siempre, parece cansado y, de hecho, durante el acto bosteza abiertamente en varias ocasiones.

La mesa del acto está presidida por el cardenal Rouco Varela, acompañado de monseñor Ladaria, Fernando Prado, director de Publicaciones Claretianas, José Luis Restán, director de la línea editorial de la cadena Cope, y Carlos Granados, director de la BAC.

Presidiendo el evento, grandes carteles de los dos libros presentados: ‘En Él solo la esperanza’ -que recoge los ejercicios espirituales que dio a los obispos españoles en 2006- (Biblioteca de Autores Cristianos) y ‘Mente Abierta. Corazón Creyente‘ (Publicaciones Claretianas).

El Papa dio permiso

El presidente del episcopado abrió el acto explicando que fue él mismo el que le pidió permiso al Papa para publicar, en forma de libro, los Ejercicios espirituales que el entonces cardenal Bergoglio dirigió a los obispos españoles en 2006. «Me dijo: ‘El tema está bien y está bien que lo publiquéis'».

Aunque, a juicio de Rouco, «el otro (el de Publicaciones claretianas) es un libro más logrado. Y con eso no quiero decir que se lea sólo el segundo. Me pasa algo parecido a lo que le ocurrió al Papa con el libro del cardenal Kasper que, después de citarlo, dijo que no quería hacer publicidad de él, pero ya estaba hecha».

El primero en intervenir fue el director de la BAC, Carlos Granados, que, amén de dar gracias al cardenal Rouco «por su labor de mediación», explicó que el de los Ejercicios espirituales «no es un libro para leer de corrido, sino un texto para recrearse y para saborear». A su juicio, «en estas reflexiones se leen muchas palabras y se ven muchos gestos que se han visto en estos primeros días de Pontificado».

Además, Granados aseguró que el libro es «un manuscrito de primer orden» y precisó que apunta al «cultivo y aumento» de la oración, para que la vida en Dios «se haga verdaderamente madura y adulta».

Magistral intervención de Fernando Prado

Es muy difícil, en la presentación de un libro (sobre todo si, como en este caso, es del Papa), no caer en el papanatismo, en los lugares comunes y en el abuso del botafumeiro hacia la obra y hacia el personaje retratado. Pues Fernando Prado, el director de Publicaciones Claretianas, lo consiguió. Con una intervención corta, medida, equilibrada y hasta con gancho.

El claretiano presentó el libro ‘Mente abierta. Corazón creyente’, de Jorge Mario Bergoglio, y confió en que corra la misma suerte que el libro de Bergoglio ‘El Poder es el servicio’, también editado por Publicaciones Claretianas, que se situó la semana pasada entre los cuarenta más vendidos de España. «Por encima de ‘El Principito'», matizó con orgullo.

Un éxito, pero compartido. Porque, en este sentido, el padre Prado aseguró que, a pesar del momento de crisis actual, España es «uno de los países del mundo en que más libros se publican, con más de 80.000 títulos nuevos al año, de los que unos 2.300 aparecen bajo la categoría ‘Religión'».

La presencia de lo católico en la cultura actual se debe, según Prado, a diversas instancias, a las que agradeció púbicamente su labor. Empezando por los distribuidores, siguiendo por las librerías (grandes y pequeñas) y pasando por los medios de comunicación.

En contra de lo que suele ser habitual en el universo eclesiástico, Prado hizo una cerrada defensa de la labor de los medios. «Gracias a ellos, el nuevo papa es más conocido todavía, asi como su labor. Además, sin los medios este acto, por ejemplo, pasaría desapercibido».

Tras explicar que «hay libros sobre el Papa y libros del Papa», aseguró que el presentado por Publicaciones Claretianas pertenece al segundo grupo y «es el que más le gusta personalmente al Papa, según su propia confesión».

El director de Publicaciones Claretianas terminó agradeciendo el prólogo de Martínez Camino, en el que el secretario del episcopado asegura: «En este libro se encuentra el secreto del Papa Francisco». Y concluyó con una nota de humor, agradecida en la sala: «No se agolpen a la salida, para comprar el libro, porque tenemos más en los almacenes».

Restán y sus «puyas»

A continuación tomó la palabra el director de la línea editorial de la cadena Cope, José Luis Restán, con una intervención combativa y a la defensiva, como en él suele ser habitual, y con continuas «puyas» contra las personas y los medios que, a su juicio, yerran al describir o calificar los gestos de renovación del nuevo Papa. A su juicio, «hay construcciones virtuales que corren el riesgo de ocultar la realidad del Papa Francisco».

Por ejemplo, cuando se subraya, en labios del Papa, «la misericordia y la ternura, sin añadir que eso va acompañado, según el propio Pontífice, de rigor y exigencia». O cuando «se construyen imágenes buenistas del Papa, de las que no hay ni rastro ni en los libros ni es su personalidad».

Había expectación por escuchar a Luis Ladaria, el mallorquín que podría convertirse en el asesor áulico teológico del Papa Francisco. El jesuita, profundo conocedor de la espiritualidad ignaciana de los Ejercicios, destacó, entre otras cosas, que éste es un libro «para ser vivido» y advirtió de que «el combate espiritual es algo serio, porque las fuerzas del mal están en acción, como dijo ya el Papa en varias ocasiones durante este mes y pocos días de pontificado».

En este combate espiritual, el Papa subraya, según Ladaria, «la humillación y la pobreza», como virtudes ineludibles de los pastores católicos. Y es que el Papa quiere obispos entregados al pastoreo, porque «el pueblo de Dios cansa, porque pide cosas concretas y exige fidelidad en la atención pastoral».

De ahí que Francisco denuncie a los «pastores adormecidos, que evitan la cruz, que vendieron sus conciencias, que han perdido la capacidad de contemplar a su Señor» o que evitan su obligación. Por eso, a su juicio, los obispos deben reunir dos virtudes: el gozo y el diálogo. Sólo así harán que «el buen olor de Cristo llegue a todos hasta las periferias, sin protagonismos personales».

«La que me ha caído»

Tras la intervención de Ladaria, Rouco volvió a dirigirse a los presentes. «Que sirva esta presentación para homenajearle, para agradecer al menos su aceptación del oficio de sucesor de Pedro. Podría no haberlo aceptado, porque no hay obligación canónica de aceptarlo. Aceptarlo supone siempre un ejercicio de expropiación de sí mismo al más alto nivel de espíritu y de carne. Se lo agradecemos», dijo el cardenal.
Además, bromeó pidiendo a los numerosos obispos presentes que recen por el Papa Francisco «porque le ha caído una buena». De hecho, recordó que las tres o cuatro veces que se encontró con Francisco, éste le dijo: «Rezad por mí, porque la que me ha caído…».

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído