"Navegantes de la fe", de Emilio Pinto

Sólo quedan «300»

El viaje en busca de la fe hay que hay que hacerlo en barco

Sólo quedan "300"
Navegantes de la fe

Espero que hayas podido ir encontrando cosas que te ayuden en tu fe, pero también en tu labor educativa y en tu acercamiento a tu escuela, tus alumnos, a tu familia y sobre todo a Dios

Más información

«Su yelmo era sofocante. Limitaba su visión. Y necesitaba ver lejos. Su escudo era pesado. Le hacía perder el equilibrio. Y su objetivo estaba lejos.»
No es nada sencillo salir a vender 1000 libros sin poder dar ni una sola conferencia de él, no es fácil hacerlo sin tener editorial, ni librerías, ni publicidad.

Solo Religión Digital se ha hecho eco del libro en varias ocasiones; sin embargo, pese a todo ya solo quedan los «300». Trescientos únicos, nunca más, lo ha prometido el autor, este libro volverá a ver la luz, al menos con su consentimiento. Y cuando se cure de todo lo pasado, no es bueno mirarse demasiado la herida, nos ha prometido que contará como ha vivido él su silencio y su amor por la educación, la pastoral y la Iglesia en estos tiempos tan complicados…

Los lectores de Religión Digital tienen ya la última oportunidad para acogerlo. Y sin duda alguna será un libro del que se va a seguir hablando mucho. Le han llegado pedidos de Ecuador, Colombia, Argentina, México, Costa Rica. EEUU, Italia, o Brasil: colegios, congregaciones, sacerdotes, obispos y seglares. Intentar saber lo que opina un maestro «buscador de tesoros» de cómo buscar la fe, en el año de la fe, del que se habla tan poco, tiene mérito.

El viaje en busca de la fe hay que hay que hacerlo en barco. Donde el autor habla de nuevos instrumentos de navegación como «el medidor de la fe ajena» un artilugio imaginario y demasiado común que sirve para catalogar el nivel de fe de los demás, sin embargo ese instrumento siempre da fallos. La brújula que siempre deberá marcar el rumbo, aunque el capitán del barco deba saber que en los polos no funciona, y otros detalles más sobre secretos de brújulas. Los botes salvavidas, la sonda electrónica que habla de la profundidad de la fe, el motor, el radar, el cuaderno de bitácora, la tripulación o el catalejo; todo esto le sirve al autor para ayudar a entender desde un punto práctico la fe. Usa parábolas actuales para que todos podamos entender mejor la fe.

Anexada al libro encontramos la carta apostólica del Papa Benedicto XVI: «Porta Fidei«, o las recomendaciones para vivir este año, o vivir una vida siendo felices. Al que le dedica un capítulo entero con 86 frases de grandes sugerencias.

Del libro hablan ya en muchos sitios, e incluso algunos maestros piden su presencia en las jornadas del próximo año. Algo que será imposible, harían falta muchos valientes y muchos humildes para reconocer que este profesor tiene mucho que enseñar y que no todo estuvo bien hecho con él.

Comenzaba este artículo con un texto de la película «300», pues cada uno de esos 300 puede con más de 1000 críticas. Y es que esta historia ha venido acompañada de infartos, de nacimientos, de grandes amigos y de grandes huidas, pero el capitán es siempre el último en abandonar su barco.

Su fe le ha salvado y la buena voluntad de los extraños, de los desconocidos ha hecho posible que el bien se extienda, y de qué manera.

Termina el libro diciendo: «Espero que hayas podido ir encontrando cosas que te ayuden en tu fe, pero también en tu labor educativa y en tu acercamiento a tu escuela, tus alumnos, a tu familia y sobre todo a Dios. Y sé feliz con lo sencillo, porque es la mejor forma de transmitir la fe, en la mala uva la fe se escapa.»
Quien no lo tenga todavía que no lo deje pasar puede solicitarlo al autor en epintorodriguez@yahoo.es o en Facebook emiliopinto520.

Ya quedan 299.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído