O la necedad de los malos hábitos

Los zapatos negros de Ramón

Las ampollas, las molestias, los remedios caseros

Los zapatos negros de Ramón
Zapatos del papa emérito

En cuanto estuvo de vuelta en casa y tuvo que salir en viaje de negocios, Ramón no lo dudó: cogió sus viejos zapatos negros, los lustró con esmero, se los calzó y salió a coger el avión con gran elegancia

(Jairo del Agua).- Tiene Ramón unos zapatos negros heredados de un tío abuelo de su mujer. Son duros como piedras, fabricados de un material que parece irrompible.

Hace años que los calza y ya los considera una segunda piel. Se los sabe de memoria.

Al principio, cuando empezaron a darle problemas, pensó que sería algo pasajero y que en pocos días estarían acomodados a sus pies. Pronto los zapatos quedaron en segundo plano.

Las ampollas, las molestias, los remedios caseros para pies magullados y las visitas a la farmacia para surtirse de tiritas pasaron a ocupar toda su atención.

Para leer el artículo completo, pincha aqui:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído