El objetivo es ahorrar dinero público, reduciendo el número de diputados autonómicos en Castilla La-Mancha

El PP está decidido a aprobar en un mes el Estatuto de C-LM y el PSOE pone el grito en el cielo

Los populares desoyen la petición de 'congelar' la tramitación y los socialistas amenazan a Cospedal con "gravísimas repercusiones institucionales"

El PP está decidido a aprobar en un mes el Estatuto de C-LM y el PSOE pone el grito en el cielo
María Dolores Cospedal, presidenta de Castilla La-Mancha. RT

Estamos perfectamente tranquilos sabiendo que gozamos de la confianza de los ciudadanos de Castilla-La Mancha

El PSOE pidió formalmente este 11 de febrero de 2014 al PP paralizar la tramitación de la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha, que busca reducir los diputados autonómicos, hasta que vuelva a estar vigente el recurso previo de inconstitucionalidad para estas normas.

Y como era lógico, el PP ha hecho oídos sordos y mantiene sus planes y seguir adelante con la modificación estatutaria, que la próxima semana será aprobada en la Comisión Constitucional y que se enviará al Senado el 13 de marzo.

En cualquier caso, los socialistas tienen decidido impugnar la reforma estatutaria y por eso han avisado a la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, de que si el Constitucional les da la razón después de las elecciones autonómicas habrá «gravísimas repercusiones institucionales».

Así lo ha explicado el portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso, Ramón Jáuregui, tras la reunión que ha celebrado este martes la ponencia encargada de tramitar la reforma castellano-manchega, que cuenta con el único apoyo del PP.

Tras llevar semanas pidiéndolo en público, el primer partido de la oposición ha aprovechado la reunión de la ponencia para reclamar formalmente al PP que se congele la tramitación del estatuto hasta que la recuperación del recurso previo, que han impulsado tanto el PP como el PSOE, sea una realidad.

De hecho, la tramitación de las dos proposiciones de ley registradas en este sentido por los dos grupos mayoritarios arrancará el próximo martes cuando el Pleno del Congreso las tome en consideración.

Lo que plantea el PSOE es que se pare la discusión del Estatuto castellano-manchego hasta que se apruebe la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, pero el PP no está dispuesto a alterar su calendario, según ha avanzado el ponente ‘popular’ Agustín Conde.

Los ‘populares’ planean que la Comisión Constitucional apruebe la reforma estatutaria el miércoles de la semana que viene y que el Pleno la envíe al Senado el próximo 13 de marzo para concluir su tramitación, indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

NI CONSENSUADA NI CONSTITUCIONAL

Jáuregui ha explicado en rueda de prensa que el PSOE ha forzado que el PP se aviniera a debatir este martes sobre las enmiendas registradas por la oposición. Los ‘populares’ no han planteado cambios, los socialistas han pedido la retirada del proyectos y las minorías han defendido sus posiciones.

«Ha sido un debate muy rico pero maniqueo entre dos posiciones antagónicas», ha resumido, haciendo hincapié en que la reforma auspiciada por Cospedal incumple las tres reglas que deben regir a la ahora de hacer reformas estatutarias: que mejoren las vigentes, se aprueben por consenso y sean constitucionales.

A su juicio, además de no ser consensuada, la norma es «antidemocrática» porque «jibariza hasta extremos ridículos» la Cámara autonómica de una región con «dos millones largos de habitantes y una enorme extensión» y la deja «sin capacidad ejercer el control del gobierno y la tarea legislativa».

NO PIDAN CONSENSO CONTRA LA CORRUPCIÓN

También ha tildado la reforma de inconstitucional por vulnerar los artículos 6 (pluralismo político) y 26 (participación política) de la Carta Magna, ya que impide el acceso a la Cámara de fuerzas políticas aunque obtengan un importante apoyo electoral.

Por todo ello, Jáuregui ha avisado al PP en general y a Cospedal en particular de que su partido no puede ofrecer acuerdos al PSOE sobre normas para luchar contra la corrupción y regenerar la democracia a la vez que defiende esta reforma porque no es «congruente».

«Esta contradicción la tiene que resolver el señor Rajoy», ha añadido, antes de dejar claro que «quien quiera consensos con el PSOE tiene que empezar a practicarlos con las reglas democráticas más elementales» y no poniendo sobre la mesa una reforma «para blindar un dominio político de una comunidad autónoma al margen de cuál sea la voluntad ciudadana»

COSPEDAL «HACE LO QUE LE DA LA GANA, COMO ROMANONES»

En este punto, ha advertido especialmente a Cospedal que «se arriesga a tomar una decisión que puede tener gravísimas repercusiones institucionales» si aprueba el Estatuto y la consiguiente reforma electoral para reducir diputados, se celebran las elecciones y después el Constitucional acaba declarando inconstitucional del sistema.

Por su parte, el diputado Alejandro Alonso también ponente en la reforma ha acusado a Cospedal de estar «tomando decisiones al más puro estilo de Romanones: Hace lo que le da la gana sin respeto a las minorías ni a los ciudadanos ni a nadie».

Tras tildar de «falsos» los criterios de ahorro que alega el PP para defender la reforma al recordar que los diputados de Castilla-La Mancha «ya no tienen un sueldo», Alonso ha insistido en que la reforma esconde un «pucherazo electoral» porque el PP «tiene miedo» y saber que, «en condiciones democráticas normales va a perder las elecciones».

EL PP APELA AL AHORRO Y NIEGA ELECTORALISMO

Ambas acusaciones han sido rebatidos a continuación en otra rueda de prensa por el ponente del PP Agustín Conde, quien ha incidido en los argumentos economicistas. «El PP quiere una región austera y una administración que se apriete el cinturón», ha dicho, para asegurar a renglón seguido que la reforma «no tiene ningún propósito electoralista».

«Estamos perfectamente tranquilos sabiendo que gozamos de la confianza de los ciudadanos de Castilla-La Mancha», ha comentado avisando de que los ‘populares’ no van a «tolerar» que la agenda política de esa comunidad la marquen «partidos que ni siquiera han conseguido sacar un diputado», en referencia a Izquierda Unida y Unión, Progreso y Democracia.

En la misma línea, ha dejado claro que tampoco van a «aceptar lecciones» del PSOE, al que ha acusado de haber cambiado la ley electoral autonómica justo antes de la elecciones para «intentar gobernar sin ganar».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído