¿Donde están los "brotes verdes" Sr. Montoro?

Montoro y Caritas

Rajoy y Montoro viven en las nubes, rodeados de lujo y de confort

Montoro y Caritas
Cristobal Montoro. TAREK

Si los Srs. Rajoy y Montoro no pueden (o no saben) solucionar el problema de la pobreza, como mínimo deberían callar, y no descalificar a Cáritas

(Josep M. Bausset).- El pasado 27 de marzo, el Sr. Jorge Nuño, secretario general de Cáritas-Europa, presentaba un informe sobre la pobreza en España, donde, con valentía, criticaba la disminución de les prestaciones sociales por parte del Gobierno del Sr. Rajoy. Enseguida, con una rapidez sospechosa, salió el ministre Cristóbal Montoro, para descalificar los datos de este informe, que según él «no se corresponden con la realidad», por el simple hecho que se basan «en mediciones estadísticas».

Según Cáritas-Europa, el Estado español es «el segundo país europeo con mayor índice de pobreza infantil, solo superado por Rumania». Esto quiere decir que 3 de cada 10 niños españoles vive en riesgo de pobreza y de exclusión social. Para Cáritas-Europa, «las medidas de austeridad han fallado a la hora de solucionar los problemas y generar crecimiento».

Y es que si en España, el riesgo de pobreza, entre los menores de 18 años, se situaba el 2012 en el 29,9%, en la Unión Europea, la media estaba en el 21,4%. Por eso Cáritas define a la población española como «una de las más afectadas por la crisis económica». Y eso, evidentemente, es lo que le duele al ministro Montoso.

Es evidente que «los brotes verdes» que anuncia Mariano Rajoy y Montoro, no llegan a les clases más desfavorecidas de la sociedad. Y eso sí que no son estadísticas. Es la realidad.

Pero tanto Rajoy, como Montoro, viven en las nubes, rodeados de lujo y de confort, insensibles a la situación de millones de personas que no poden llegar a final de mes, ya que según Cáritas, son 13 millones de personas las que malviven en riesgo de pobreza.

Una pobreza en el Estado español que no es estadística. Es una triste realidad. Familias que no pueden alimentar a sus hijos, enfermos dependientes que no pueden pagar los centros de día, jóvenes en paro o que han de emigrar, ancianos que, con una pensión de miseria, han de ayudar a sus hijos que se han quedado sin trabajo.
Pero los Srs. Rajoy y Montoro, se encuentran en una situación privilegiada. ¿Cual es el sueldo que tienen estos gobernantes? ¿Saben qué cobra un pensionista? ¿Tienen idea de como pasar un mes con 600 euros? Y es que ellos, en medio del dinero y del bienestar, se olvidan del dolor y de la miseria de la gente. Con una actitud indecente, quieren negar la evidencia: jóvenes y ancianos buscando comida en los contenedores, los bancos de alimentos que no dan abasto, las parroquias que acogen a los que ya no pueden más…

Y el Gobierno en vez de solucionar el problema de la pobreza, solo se le ocurre descalificar el informe de Cáritas, porque según el Sr. Montoro, «se basa en mediciones estadísticas».

La estadística de Cáritas se basa en el contacto permanente con las personas que pasan hambre, en los que no pueden pagar el recibo de la luz o del agua, en las mujeres que son acogidas, víctimas de la violencia de género, en los inmigrantes que no tienen donde caerse muertos. Por eso saben que la tasa de pobreza en los países comunitarios fue del 25,1% en 2012, mientras que en el Estado español fue del 28,2%. Por otra parte, la pobreza en los ancianos ha pasado del 7% en el 2008, al 10,6% en el 2012.

¿Donde están los «brotes verdes» Sr. Montoro? ¿Están en las largas colas de gente que busca comida? ¿O en las también largas colas de gente en paro? Usted, Sr. Montoso y el Gobierno, habrían de tener vergüenza que, en pleno siglo XXI, tengamos las calles llenas de colas, como no se habían visto desde los años cincuenta, ya que el índice de pobreza que sufrimos, es más propio de principios del siglo XX, que de 2014.

Por eso el pasado día 5, Sor Lucía Caram, monja dominica del convento de Santa Clara de Manresa, con valentía, decía en un programa de la Sexta: «Este Gobierno no quiere oír y cada día vemos nuevas manifestaciones de protesta». Por eso pedía al Gobierno del Sr. Rajoy que se «arrodille y pida perdón a la gente que no tiene trabajo y que está pasando hambre». Y es que este Gobierno, como decía Sor Lucía, «no tiene entrañas».

Si los Srs. Rajoy y Montoro no pueden (o no saben) solucionar el problema de la pobreza, como mínimo habrían de callar, y no descalificar a Cáritas, que sí que trabaja eficazmente para ayudar a aquellos que el Gobierno del Estado, dejan desamparados. Cáritas no trabaja con estadísticas sino con personas. Las palabras inmorales del ministro Montoso, revelan el despreció por Cáritas y al mismo tiempo su bajeza moral.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído