Kolbe llegó a Japón el 25 de agosto

Maximiliano Kolbe y el Papa Francisco, espíritu misionero

El viaje apostólico de Francisco se sostiene en el testimonio de los mártires y misioneros

Maximiliano Kolbe y el Papa Francisco, espíritu misionero
Francisco y Kolbe

Maximiliano Kolbe es mártir de la caridad, apóstol “loco de la Inmaculada” cuyas conversiones en Asia fueron la semilla de creyentes

(Guillermo Gazanini).- Francisco está en Asia y las primeras jornadas de la visita a Corea coinciden con la festividad del gran mártir de la caridad. Y también la historia deparó que, con este viaje apostólico del Papa, se recuerde la segunda etapa de la fundación de la misión en Japón del padre Kolbe cuando el 12 de agosto de 1930, inició la aventura para levantar una de las Ciudades de la Inmaculada junto con otros compañeros franciscanos.

Maximiliano Kolbe llegó a Japón el 25 de agosto y la empresa inició de inmediato en honor al amor de su vida sacerdotal y misionera, la Virgen Madre. En el Monte Hikosan, Nagasaki, en mayo de 1931, Mugenzai No Sono, el»Jardín de la Inmaculada», fue una realidad para impulsar la buena prensa. Lo increíble de esta evangelización fue su sello ecuménico.

Maximiliano Kolbe escribiría a sus superiores cómo era de gran ayuda la traducción de artículos al japonés hecha por los pastores metodistas asociados a la Obra del Caballero de la Inmaculada que, en menos de tres años, alcanzó un tiraje de cincuenta mil ejemplares. Los frutos se dieron en la conversión de muchos japoneses que leían El Caballero, pero el futuro de sus apostolados sólo podría tener éxito de acuerdo a la voluntad de Dios para irradiarse por Asia llevándolo a la India, Corea, Singapur.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído