Jairo del Agua

Anécdotas para llorar y cambiar

Y no convertir el catolicismo en una religión apócrifa y milagrera

Anécdotas para llorar y cambiar
Jairo del Agua

Tenemos metido hasta el tuétano un "clericalismo" (1) rancio y antievangélico

(Jairo del Agua).- Me encontré con una religiosa viejita que conozco desde hace muchos años. Se apoyaba en una muleta con decoro y aceptación. La di dos besos y la felicité por su reciente onomástica. La pobre, muy preocupada, me preguntó si estaba enfermo pues me había visto sentado durante casi toda la Misa.

Mi respuesta fue: «Hermana mía, yo hago la gimnasia a otra hora y en otro lugar. A la iglesia vengo a hacer oración y tú sabes que lo mejor es empezar por relajarse. También sabes que lo importante no es el rito, sino la oración auténtica».

Se quedó un tanto perpleja, como buena hija de su época. Pero la hermana que la acompañaba, más joven, se rió abiertamente y apostilló: «Ciertamente nuestra Iglesia tiene que hacerse más humana y más realista…». Sí hermana, así es, respondí mientras las despedía.

Para leer el artículo completo, pìnche aquí

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído