Quinteiro Fiuza toma, por fin las medidas indicadas desde la Santa Sede

El Obispado de Tui-Vigo suprime Orden y Mandato por el «grave escándalo»

Miguel Rosendo sigue en prisión, imputado por asociación ilícita y abusos sexuales

Quinteiro Fiuza señala que en la actualidad esta organización contaba con 26 miembros bajo la responsabilidad "directa e inmediata" de un comisario extraordinario, tras la expulsión de su fundador por parte de las autoridades eclesiásticas

El obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza, ha firmado este lunes un decreto de supresión de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, cuyo fundador, Feliciano Miguel Rosendo da Silva, fue detenido y enviado a prisión provisional y sin fianza, imputado por asociación ilícita y abusos sexuales.

En su decreto, Quinteiro Fiuza señala que en la actualidad esta organización contaba con 26 miembros bajo la responsabilidad «directa e inmediata» de un comisario extraordinario, tras la expulsión de su fundador por parte de las autoridades eclesiásticas. El obispo aduce como motivo de la supresión de Orden y Mandato el «grave escándalo causado últimamente por algunos miembros que se dieron de baja«, en referencia a los ‘Miguelianos’.

Así las cosas, Quinteiro Fiuza ha trasladado su «hondo pesar» respecto al «grave escándalo que últimamente miembros de esta asociación, que se han dado de baja a raíz del nombramiento del comisario –que sustituyó al hasta entonces fundador y líder–, han causado no sólo en esta Diócesis, en que han ejercido su actividad, sino en toda España, con gran repercusión mediática«.

Por ello, aunque ha recordado que la Orden ha desarrollado sus actividades como asociación privada de fieles desde 2003 y como asociación pública de derecho diocesano desde 2009, «considerando que existe causa grave», ha decretado la supresión de la organización.

Después de hacerse públicas las acusaciones por supuestos abusos sexuales, delitos fiscales y otras irregularidades contra el fundador de la Orden, Feliciano Miguel Rosendo, ésta había sido intervenida por el Obispado. Tras ello, el líder del grupo y una treintena de sus acólitos se trasladaron a Madrid, concretamente a chalés de las localidades de Collado Villalba y El Escorial.

El pasado jueves 11 de diciembre se produjo la detención de Rosendo da Silva, y de una de sus supuestas colaboradoras, Marta Paz; tras lo que el juzgado decretó el ingreso en prisión del primero –por supuestos delitos de abusos sexuales y asociación ilícita– y la libertad con cargos para la segunda y para otros dos imputados, todos ellos por asociación ilícita.

Tal y como había manifestado el pasado 13 de diciembre la Diócesis de Tui-Vigo, desde que en diciembre de 2012 llegaron a conocimiento del Obispo unas «supuestas irregularidades» cometidas por el fundador y presidente de la Asociación, Feliciano Miguel Rosendo da Silva, se inició un proceso de investigación interna a partir de un ‘Visitar canónico’ nombrado en mayo de 2013, para recabar información sobre actividad de la misma.

Ante las conclusiones del informe, el Obispo decidió apartar de sus funciones a Rosendo da Silva y nombrar a un ‘Comisario Extraordinario’ por tiempo indefinido. Esta decisión que se dio a conocer el 16 de abril de 2014 en Asamblea Extraordinaria a los miembros de la Asociación y, a partir de esa fecha, «un grupo significativo de miembros» entregaron por escrito su parte de baja.

Desde entonces, la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel continuó como asociación pública de fieles de derecho diocesano establecida en Tui-Vigo, cuyos miembros llamados ‘exploradores’ realizaban «su labor de apostolado únicamente en esta Diócesis, y cuatro ‘Consagradas Miguelianas’ que atienden una residencia geriátrica en Bustarviejo (Madrid)».

(RD/Agencias)

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido