Presencia marista en Monrovia

Los Maristas combaten el Ébola

El virus ha matado a 5.600 personas en África occidental en los últimos seis meses

Los Maristas combaten el Ébola
Maristas en Liberia

El virus ha causado demasiados problemas en Liberia y solamente las donaciones internaciones podrán ayudar. Hay muchas necesidades creadas en Liberia que nosotros tenemos que atender

(Maristas).- El virus del Ébola no ha aparecido mucho en las noticias últimamente, aunque no hace tanto tiempo era el tema más habitual de los medios internacionales. Se celebraron conferencias, debates y campañas de sensibilización.

Liberia cuenta entre los países de África occidental donde el virus tuvo mayor propagación en los últimos meses. Hace 28 años que los Maristas están presentes en el país. El Instituto cuenta con una comunidad en Monrovia. Contactamos con el H. Anthony Siryehto y le invitamos a compartir con nosotros la experiencia marista en el país.

¿Cuántos hermanos trabajan en Liberia y cuál es su trabajo principal?
Somos cuatro hermanos maristas actualmente trabajando en Liberia y nuestro principal trabajo es la enseñanza en la escuela. Los hermanos maristas no tienen escuela propia en Liberia. Estamos dirigiendo una escuela perteneciente a la Archidiócesis de Monrovia (Sister Shirley Kolmer Memorial Catholic School).

El arzobispo Michael Kpala Francis, en 2005, firmó un contrato con los hermanos maristas para que se ocupasen de la administración de la escuela. El personal de la escuela asciende a 41 personas; 7 para la administración, 31 profesores, 4 personal de seguridad y 2 como conserjes del campus. En la actualidad, la escuela tiene 835 estudiantes de ambos sexos.

¿Puede usted recordarnos cuáles fueron las medidas adoptadas por los hermanos cuando se produjo la propagación del virus, tanto para enfrentar la emergencia en la comunidad como para prestar ayuda a la gente?
El Ébola ya ha matado a más de 5.600 personas en África occidental en los últimos 6 meses y aproximadamente la mitad de las muertes se han producido en Liberia. Durante el calor del virus en Liberia, los hermanos maristas se quedaban en casa y otros días salíamos para salvar vidas de aquellos que necesitan nuestro amor y cuidado. Para protegernos a nosotros mismos, instalamos un cubo de agua frente a la puerta de nuestra comunidad para lavarnos las manos porque ese es el primer protocolo para la prevención del virus del Ébola.
Por otro lado, estamos comprometidos con el bien común y el bienestar de nuestro pueblo liberiano. Entregamos nuestras vidas a Cristo para que otros puedan vivir. Eso es lo que compartimos con la población local. Hemos sufrido junto a ellos y por ellos. Durante ese tiempo, ofrecimos talleres y programas de concientización, en diferentes comunidades en Monrovia, sobre la prevención del Ébola. La gente se moría de hambre y los hermanos maristas no podíamos quedar parados viendo cómo la gente se iba consumiendo. Ayudamos a proporcionar alimentos y otros materiales de protección contra el Ébola que eran necesarios en ese momento.

¿Cómo es la situación actual en Liberia con relación a la propagación del virus y cómo cambiaron sus actividades diarias?
Los casos de contagio del virus del Ébola se han reducido considerablemente y todos en Liberia están felices. Por culpa del virus, muchos dejaron sus trabajos en las oficinas y en el mercado. Los empresarios no podían viajar en busca de sus productos y todo ello ha producido mucho sufrimiento en Liberia hasta la fecha. Ahora, se ha debilitado el Ébola, y han cambiado nuestras actividades diarias en todos los sentidos. Hemos reanudado las clases y todos nuestros niños han regresado a las aulas para seguir aprendiendo. Están volviendo los productos a los mercados y pronto se reducirán los precios de las mercancías. La gente vuelve a sus lugares de trabajo y pronto recibirán su salario diario que fue retenido por el gobierno. La vida del pueblo liberiano está llegando gradualmente a la normalidad.

¿Qué están haciendo ahora con respecto a ese problema?
El problema persiste a pesar del hecho de que el virus del Ébola se está debilitando en Liberia. Estamos tomando medidas preventivas importantes tanto en la escuela y como en la comunidad. Como he dicho, la escuela cuenta con 835 estudiantes y 41 miembros de personal. La temperatura de cada persona se toma todos los días antes de entrar a la escuela. Cuidar de todas estas personas en un solo edificio es un reto para nosotros. Utilizamos cloro, termómetros, jabón, detergente, sensibilizadores, bidones de agua, cubos, guantes y muchos otros materiales. La mayoría de estos gastos semanales corren a cargo de las escuelas y no recibimos ayuda internacional ni del gobierno. Aunque no hay dinero para continuar con esas medidas preventivas en su totalidad, no podemos tolerar que nuestros niños se queden en casa privados de educación. El gobierno de Liberia ha instado a todas las escuelas a reanudar las clases y a administrarse por sí mismas en cuanto a medidas preventivas contra el Ébola se refiere. Los hermanos maristas, en colaboración con todos nuestros grupos de interés, estamos poniendo todas las medidas para asegurar la protección y salvaguarda de las vidas de nuestros niños y de sus familias en casa. Lo que solicitamos es la ayuda de nuestros socios internacionales en la lucha contra este mortal virus del Ébola.

¿Reciben ayuda del mundo marista?
El habitante de Liberia no ha librado esta batalla en solitario. Como he dicho anteriormente, hemos proporcionado alimentos, materiales contra el Ébola, programas de sensibilización y talleres a nuestra gente local. Para que estas actividades pudieran realizarse, hemos conseguido ayuda económica del mundo marista. Siendo concretos, estamos muy agradecidos a FMSI y SED que se han comprometido en salvar vidas de Liberia. Desde el principio, desde septiembre de 2014, FMSI, SED y nuestra casa del Distrito en Accra han estado enviándonos ayuda financiera para prestar ayuda local. Mientras escribo, SED sigue apoyándonos con un programa Psico-Social y distribución de alimentos que se prolongará hasta mayo de 2015. Que Dios siga bendiciendo a Angela y Sara de la casa General (FMSI), a Ana y Fernando de España (SED), que han sido nuestro vínculo entre Liberia y la comunidad internacional.
Al mismo tiempo que agradecemos el gesto amable de los hermanos maristas de todo el mundo, no quisiera dejar fuera de escena a nuestros socios internacionales. Otras congregaciones religiosas y ONGs han contribuido enormemente en esta lucha. Quedamos agradecidos a PorAfrica de España, a Adorer Sisters of the Blood of Jesus (Hermanas adoradoras de la Sangre de Cristo) de USA y a las hermanas Franciscanas Misioneras de Monrovia.

¿A cuántas personas han proporcionado ayuda durante la crisis del Ébola?
Los hermanos maristas han proporcionado ayuda a más de 2 mil personas durante el brote de Ébola mediante nuestros proyectos: distribución de alimentos, talleres, programa de concientización y distribución de materiales de protección contra el Ébola. Algunas de estas personas son beneficiarios directos y otros son beneficiarios indirectos. Hemos visitado muchas familias de las comunidades cercanas para hablar con que han sido víctimas del virus; otros niños que son huérfanos han sido escolarizados gracias al Fondo de Caridad de los hermanos maristas y mucho de nuestro trabajo ha impactado en las vidas de muchas personas de la zona.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir a la comunidad marista respecto a este tema?
De hecho, estamos muy agradecidos a todas las comunidades maristas del mundo. Algunos proporcionaron apoyo espiritual y otros han proporcionado apoyo económico para mantener la misión marista en Liberia. No habríamos sobrevivido al virus sin su importante contribución. Aunque se sigue reduciendo la propagación del virus, nuestra vida sigue en peligro porque Liberia no ha sido declarada libre del VIRUS del ÉBOLA.
Mientras seguimos llevando a cabo nuestra misión en esta tierra de llanto y luto por nuestros hermanos enfermos, necesitamos con urgencia su apoyo económico para llegar al final del camino. El virus ha causado demasiados problemas en Liberia y solamente las donaciones internaciones podrán ayudar. Hay muchas necesidades creadas en Liberia que nosotros tenemos que atender.
Los hermanos maristas y todo el pueblo de Liberia necesitan de ustedes todo tipo de respaldo económico. Ese poco que creen que no es nada, puede salvar la vida de un habitante de Liberia  (como ayudar – FMSI: http://www.fmsi-onlus.org/proyectos_ver.php?pc=3ed8c46b3a&c=5).
Muchas gracias a usted y que DIOS BENDIGA A LOS MARISTAS.

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído