Josemari Lorenzo

El trabajo de los clérigos

"Si la gente con sus negocios trabaja de lo lindo, ¿por qué no el clero?"

El trabajo de los clérigos
Josemari Lorenzo Amelibia

¿Por qué no han de presentarse a alguien, cada semana o cada mes, para que examine sus objetivos cumplidos o dejados de cumplir?

(Josemari Lorenzo).- Salí de la clerecía hace muchos años. Soy ya viejo. No sé si se habrá superado del todo aquella fiebre de la década de los setenta con sarpullido de reuniones. Parecía ser el trabajo principal de los sacerdotes de aquel entonces: reunirse para… ¡volver a reunirse! Y todo quedaba en agua de borrajas, salvo algunos pequeños planes de pastoral conjunta.

En las anteriores décadas todavía era menor el trabajo de los curas, porque su número aún era mayor y cada pueblo tenía su párroco: decía la Misa, rezaba el Rosario, preparaba la homilía del domingo, daba media hora de catecismo, visitaba a uno o dos enfermos, confesaba a cuatro viejas y a los niños… y se acabó el trabajo de la semana.
Lo demás, tiempo libre: leer, rezar el breviario, pasear, echar la partida… y cuando el cura era muy santo, dedicar varias horas a la oración. Pero no eran muchos los grandes orantes.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído